Un salto hacia las metas
Gerald Drummond estará participando en el Grand Prix de Ponce como su primera competencia de la temporada 2015. Esteban Monge/La República
Enviar

Un salto hacia las metas

Drummond aspira a cerrar este año con su boleto rumbo a Río de Janeiro 2016

 

Las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016 son el gran objetivo del atleta Gerald Drummond para este año.
El nacional buscará conseguir la marca en los 400 metros vallas que lo lleve hacia su gran meta, y así poder dedicarse el próximo año a la preparación para la máxima competencia.

201503232205480.a11.jpg
“2015 es fundamental y clave para nosotros, falta un año para los Juegos Olímpicos pero al menos yo tengo la expectativa de buscar la marca de los Juegos este año y no el otro, para tener mayor tiempo de preparación para las justas”, comentó.
Para ello Drummond viajará en mayo rumbo al Grand Prix de Ponce, Puerto Rico, competencia que se encargará de abrir su calendario de este año.
“En lo últimos entrenamientos he estado muy bien, estoy en una etapa donde no debería estar tan rápido y estoy un poco rápido, eso quiere decir que cuando baje cargas y meta un poco más de velocidad voy a estar en mi pico y ojalá pueda bajar mis tiempos”, afirmó el atleta, de 20 años.
El nacional sabe que ya dejó de un lado sus momentos como juvenil y que tiene que comenzar a demostrar los frutos de su proceso. Aun así, no se presiona, el trabajo constante y los entrenamientos deben dar sus resultados.

Ir a unos Juegos representaría la mejor forma de confirmar que está yendo por buen camino, y apuntar a objetivos aún más grandes.
“No siento presión, en los últimos años he venido haciendo las cosas bien y como me he venido entrenando este año me siento aún mejor y espero romper los récords que tuve el año pasado”, comentó.
Pero llegar a las Olimpiadas no será nada sencillo, afuera hay atletas que se entrenan en mejores condiciones. Por eso el tico tiene entre sus planes poder tomar algún campamento fuera del país que le permita mejorar y crecer.
Entre los aspectos que sabe que debe mejorar está, por ejemplo, la salida, que es de sus puntos débiles, mientras la velocidad que logra en sus cierres es su fortaleza.
“Entrenar aquí es difícil pero no imposible. En el país no hay ningún especialista en vallas, mi entrenador es especialista en lanzamiento de bala, pero igual él ha hecho un gran trabajo conmigo y yo le he puesto mi empeño”, afirmó.
Seguro de lo que quiere, Drummond se siente cada vez más cerca de sus objetivos y no descansará hasta lograrlo.
“Mi expectativa es llegar arriba y obviamente dejar una huella en los olímpicos y poder seguir en el ciclo olímpico después de Río para llegar a ser campeón en 2020”.
Cada valla que Gerald salta sabe que representa la lucha por sus metas, que en algún momento dejaron de ser sus sueños.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

 

Ver comentarios