Enviar

Un problema de tamaño

En un reciente viaje, tuve la oportunidad de revisar algunos análisis sectoriales del desempeño de empresas en América Latina, que inferían, entre otras cosas, que los inversionistas pueden verse influenciados a la hora de tomar sus decisiones de inversión, lo cual tiene sentido, sobre todo en estos tiempos de incertidumbre, donde el inversionista busca alguna suerte de terreno seguro.
Sin embargo, lo que más impresión me causó fue que un reciente artículo de la revista Businessweek, se discutía acerca de la poca atención que tenía el mercado en general hacia las empresas medianas; de hecho, el planteamiento del autor del artículo era que las empresas pequeñas siempre eran las consentidas, todo el mundo las veía con ojos de cariño y las empresas grandes eran obviamente admiradas y por ello seguidas.
La analogía con los reportes mencionados anteriormente, es indiscutible. Según el último reporte de la CEPAL sobre América Latina y el Caribe, existen proyectos en la región que cubren al menos cinco grandes formas de ayuda a las pymes, los cuales se encuentran amparados por planes concretos de organismos internacionales, bancos, gobiernos y otros organismos. Del mismo modo existen planes de desarrollo y expansión para grandes empresas incluyendo en algunos casos exoneraciones de impuestos y otros beneficios para áreas de interés.
En el país esta situación no es distinta, el reciente informe de Oferta del Crédito presentado en días pasados por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, revela que del total de los préstamos dirigidos por la banca a las pymes, un 40% fue a la pequeña empresa, un 27% a la micro empresa y un 33% a la mediana empresa.
Es obvio que no sugiero que los recursos no deban destinarse a desarrollar a las empresas pequeñas, todo lo contrario; sin embargo, es posible que se les esté prestando demasiada atención a las empresas grandes y pequeñas en detrimento de las empresas medianas, que son las que pueden en el corto plazo reaccionar más rápido, demandar más recursos y en consecuencia generar más utilidades a sus tenedores.
Esta situación parece tenerla muy clara la banca, que se ha avocado en los últimos años a explotar más los servicios de manejo del capital de trabajo, pagos de servicios y planillas para empresas de mediano tamaño, creando en algunos casos estructuras especiales para este tipo de empresas.
Otro elemento importante a considerar es que las empresas que han presentado mayor crecimiento y capacidad de generación de empleo, tanto en Estados Unidos como en la región latinoamericana son las medianas y no así necesariamente las pequeñas, que tienen no solo mayor riesgo sino un mayor índice de fracaso en muchos casos.
Es muy posible que estemos dejando de lado buenas oportunidades de inversión por continuar deslumbrados con los gigantes como Apple. En próximas entregas analizaremos algunas de esas posibles oportunidades.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta

Ver comentarios