Un paseo hacia la final
Sergio Ramos aprovechó un gran centro de Kroos y una pésima salida de Corona para poner el primer gol del partido. Javier Soriano-AFP/La República
Enviar

Un paseo hacia la final

El Real Madrid no tuvo compasión del Cruz Azul y lo goleó 4-0

El Real Madrid impuso la diferencia de calidad ante el Cruz Azul mexicano y exhibió su momento estelar para golear sin paliativos (0-4) y acceder a la final del Mundial de Clubes, el único título de prestigio que falta en sus vitrinas.

201412162247420.a55.jpg
La segunda aparición del Real Madrid por el Mundial de Clubes dejó muestras de lecciones aprendidas, hambre de más éxito de unos jugadores que están haciendo historia, superioridad en calidad ante un Cruz Azul que, cuando pudo levantarse, se encontró con Iker Casillas.

Se volvió a ver la mejor versión del capitán blanco, que firmó dos paradas salvadoras cuando muchos ya le habían jubilado. La pegada madridista hizo el resto.
Con la misma motivación de un título grande saltaron a imponer su fútbol. Se adueñaron del balón conscientes de que con el mando del partido los riesgos eran menores.
El Cruz Azul sabía que sus opciones pasaban por el balón parado y en buscar el juego por las bandas. Encontró su punto fuerte en el costado de Marcelo, sin ayudas defensivas, donde Rojas le superó.
La incomodidad de Cristiano contrastaba con las apariciones de Benzema. El francés ha aprendido a leer cada partido y se mueve en beneficio de su equipo.
Las armas del Cruz Azul no pasaban por la elaboración. No era su guerra. La dureza del rival desesperaba a Cristiano, que seguía sin estar cómodo cuando apareció de nuevo el héroe de la Décima. Sergio Ramos rompió el partido con un nuevo testarazo. El centro perfecto de Kroos lo remachó con la testa el defensa. Nuevamente decisivo.
Y no solo en el aspecto ofensivo, también fue salvador cuando el Cruz Azul quiso reaccionar. Siempre con Rojas desafiando a Marcelo. Un amago sentó al brasileño, pero su disparo lo frenó Ramos. De la buena acción llegó el segundo golpe blanco. Primero la tuvo Kroos, con un disparo cómodo desde la frontal del área que sacó el portero mexicano, y tras una volea de Benzema no perdonó su segunda opción.
Desequilibró por la banda derecha siempre Carvajal. Muestra de su calidad con un túnel a Pinto y un balón picado para que llegase con tiempo Benzema. Puntera y gol. El Real Madrid se gustaba sin tener que apretar el acelerador.
Quiso responder el Cruz Azul. Pavone, “perro viejo” en el área, ganó la posición a Ramos y cuando este reaccionó, un brazo suyo sobre el hombro del rival fue interpretado como penalti.
El disparo de Torrado, autor de dos tantos de penalti en cuartos de final, lo adivinó Casillas. Segundo penalti consecutivo que detiene.
En la reanudación, el Real Madrid no concedió oportunidades al Cruz Azul. El conjunto mexicano buscaba salir con todo corazón, adelantaba líneas y le ponía en bandeja a los de Ancelotti una de sus armas preferidas: el contraataque. Así Benzema encontró la velocidad de Cristiano, que con un preciso centro al segundo palo asistió a Bale, que remachó el tercero. Punto y final.
Cristiano lo intentó de “rabona” en otro contragolpe, pero como el gol se le negaba decidió dar su segunda asistencia. Fue a Isco, quien con un recorte dentro del área, ajustó su disparo a un poste, inalcanzable para Corona.
El Real Madrid cumplió con eficacia su objetivo. El broche de oro a su brillante 2014 ya está en su mano. Espera rival en la final.

Marraquech/EFE


Ver comentarios