Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Un Mundial de Fútbol inolvidable

| Sábado 19 julio, 2014


El profesor Pinto creó en este equipo una atmósfera de unión y una profunda pasión por lo que estaban haciendo.


Un Mundial de Fútbol inolvidable

El Mundial de Brasil 2014 es historia;  algunos de los equipos favoritos no pasaron a la siguiente ronda y otros se fueron quedando al andar y las expectativas de los aficionados por ver a sus estrellas se fue opacando porque algunos equipos presentaron propuestas de juego que no fueron superadas por los adversarios.
Esto supone que figuras mundiales de la talla de Cristiano Ronaldo, Didier Drogba, Wayne Rooney, Mario Balotelli, Frank Ribery, Andrea Pirlo, y Luis Suárez y otros no figuraron en la cancha en cuartos ni en semifinales porque sus selecciones fueron eliminadas.
No obstante equipos como Costa Rica, Colombia, y Alemania fueron ejemplos de trabajo colectivo y arduo, en donde los jugadores entendieron que el verdadero valor radica en hacer crecer a un todo para alcanzar el bien común.
Esta claro que el fútbol por naturaleza requiere trabajo en equipo, pese a la habitual existencia de grandes egos, el éxito a largo plazo se construye a partir de una fuerte ética de equipo y no en la pericia de un único jugador estrella, en Costa Rica todos los jugadores eran importantes y ninguno era imprescindible.
El profesor Pinto y su grupo de asistentes fueron en gran parte los arquitectos del éxito de Costa Rica porque llevaron un equipo balanceado entre juventud y experiencia una mezcla perfecta que aprovechó la impetuosidad juvenil con la sabiduría que conlleva la edad.
Para Jorge Luis Pinto fue fundamental conocer algunas características importantes que deben tener los jugadores como la habilidad técnica, táctica y física necesarias que debieron ser complementadas con la disciplina y el compromiso y desde luego con la idea del entrenador en cuanto a lo que se buscaba en este Mundial.
Por otro lado la cobertura mediática del Mundial y los medios de comunicación nacionales no dejaron de informar del alto nivel de autoconfianza de los jugadores costarricenses que pareció marcar diferencia y que los jugadores de la Tricolor parecían creer que podían convertir el sueño en realidad.
La Selección Nacional se apoyó en la capacidad de sus jugadores internacionales y sobre todo en su experiencia para alcanzar los máximos niveles de competitividad, provocando que los jugadores locales se esfuercen más para mejorar su juego y ser tomados en cuenta.
Finalmente, tener un sueño ambicioso no garantiza automáticamente el éxito. Sin embargo esta Selección tenía la misión de superar lo hecho en Italia 90, por las siguientes razones: primero, porque fue un grupo estable con más de dos años trabajando junto, con objetivos claros y segundo, por la disponibilidad de recursos financieros y materiales para que esta Selección tuviera todo lo que necesitaba y tercero, tenía todo el apoyo de la afición o sea de un país.
Adicionalmente a todo lo mencionado el profesor Pinto creó en este equipo una atmósfera de unión y una profunda pasión por lo que estaban haciendo.

Luis Fernando Allen Forbes

Asociación Salvemos el Río Pacuare
Director Ejecutivo
[email protected]