Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Un frágil Rajoy enfrenta dificultades para formar una coalición

Bloomberg | Lunes 21 diciembre, 2015 12:00 am



España entró en un territorio político desconocido luego de que Mariano Rajoy, primer ministro perdió su mayoría en una elección no concluyente en la que muchos votantes cambiaron su lealtad por nuevos grupos, a expensas de los dos partidos principales.

El Partido Popular de Rajoy perdió un tercio de sus legisladores, aunque desplazó al Partido Socialista obteniendo la mayor cantidad de votos y ganó la primera iniciativa para formar gobierno. Como los votantes españoles recompensaron a los recién llegados del partido antiausteridad Podemos y del liberal Ciudadanos, que entre ambos lograron 109 escaños en el parlamento de 350 miembros, de las elecciones del domingo no ha emergido una clara mayoría para gobernar.

“El campo está realmente abierto”, dijo Pablo Simón, un profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III en Madrid.

España se unió a un contragolpe global contra el poder político, cuando los electores optaron por desafiar al sistema bipartidista que ha visto al PP y a los Socialistas alternarse en el poder durante los últimos 33 años. El resquebrajamiento del sentimiento político no deja a ningún partido en posición de gobernar, lo que arriesga con inestabilidad y un golpe en los mercados.
El índice bursátil de España, el Ibex 35, cayó 2,7% en su apertura en Madrid, mientras el rendimiento de los bonos públicos a 10 años saltó 17 puntos básicos a 1,9%.

Bajo la ley española, el nuevo parlamento debe ser instalado el 13 de enero, luego de lo cual los legisladores cuentan con dos meses para elegir un gobierno. Si fallan, el primer ministro interino tiene que llamar a una nueva elección.
Las conversaciones para una coalición serán difíciles “dada la animosidad entre los partidos”, dijo Vincenzo Scarpetta, analista político en Londres en Open Europe, por correo electrónico. “En el mejor de los casos, España terminará con un gobierno frágil. En el peor de los casos, los españoles tendrían que acudir pronto a las urnas de nuevo”.

Pedro Sánchez, líder del partido Socialista español, en medio de un discurso a sus militantes en la noche del domingo, felicitó a Rajoy y a su partido “por ser la primera fuerza política en España”, y dijo que se han ganado la primera chance para tratar de formar gobierno. Al mismo tiempo, resaltó que los votantes han dejado claro su deseo por un cambio.
“España quiere a la izquierda”, dijo Sánchez. “Los españoles han dicho con claridad algo: que una nueva era política está comenzando en España”.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo que la mejor solución para Rajoy podría ser buscar formar un gobierno minoritario y su partido podría abstenerse de votar para dejar que eso suceda. En una entrevista con la emisora radial Onda Cero, hizo un llamado a Sánchez para que diga si también se abstendrá o buscará formar una coalición que ciudadanos no apoyaría.