Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 8 Septiembre, 2014

Con respeto invito al gobierno a utilizar este diagnóstico para complementar y aclarar el Informe de los 100 días


Un diagnóstico diferente y oportuno

El Reporte de Competitividad Global 2013-2014 del Foro Económico Mundial nos trajo buenas y malas noticias.
Las buenas: avanzamos tres espacios en el ranking. Somos la nación 54 entre 148 en relación con la competitividad, o sea “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”. En relación con el PIB por habitante somos la número 65… pero se supone que tenemos acumuladas muchas ventajas. Así llegan las malas.


Persisten los mismos problemas que nos vienen retrasando. Y algunos están empeorando. Unos tienen que ver con las políticas económicas (en equilibrio fiscal ocupamos el puesto 110, en despilfarro del gasto públicos, el 114; en proporción de ahorro nacional, el 94) otros con trabas regulatorias (costo a empresas de la regulación estatal, el 94; procedimientos para establecer negocios, 129; demora para abrir un negocio, 133; barreras al comercio, 119), unos terceros con infraestructura (infraestructura general, el 94; calidad de puertos, el 128; calidad de caminos, el 125), otros con el sector financiero (financiamiento local accionario, el 118; facilidad de acceso al crédito, el 106; acceso a capital de riesgo, 103) y con el marco institucional (protección legal a los derechos de acreedores y deudores, el 118; protección a la inversión, el 134; costos a las empresas del crimen y la violencia, el 106)
Este reporte divide las causas que afectan la competitividad en tres grupos: las que afectan principalmente a países con menor nivel de desarrollo que se relacionan con el uso de los factores de producción, las que son más importantes para naciones con un nivel medio que se relacionan con la eficiencia y las de mayor importancia para los más desarrollados referidas a innovación y producción sofisticada.
Por nuestro PIB per cápita, Costa Rica se ubica entre los países con mayor ingreso del segundo grupo, sin embargo ocupamos el lugar 64 en el primer grupo, el 59 en el segundo y el 31 en el tercero. Estamos más atrasados en lo básico.
Esto tiene que ver con la dualidad entre el sector tradicional y el de mayor avance destinado a los mercados internacionales. Esta es una de las causas del crecimiento de nuestra desigualdad.
Sin descuidar aquello de cuyo desarrollo depende el éxito de los sectores productivos de mayor avance tecnológico, deberíamos priorizar la solución de los retrasos que en mayor medida afectan el avance sustentado en el mayor uso de factores y en su eficiencia.
Este diagnóstico nos señala que los campos de eficiencia y servicios del gobierno, infraestructura, condiciones regulatorias, sector financiero y protección a los derechos de propiedad son los más urgentes por nuestro retraso relativo en ellos, y por su afectación a los costarricenses más pobres.
Con respeto invito al gobierno a utilizar este diagnóstico para complementar y aclarar el Informe de los 100 días del señor Presidente.
Si se trabaja en atender los temas en los cuales estamos comparativamente más atrasados, las propuestas del gobierno tendrían mucha posibilidad de ser muy efectivas y concitar el apoyo de diversas fuerzas políticas, sociales y empresariales.

Miguel Angel Rodríguez