Enviar

Ojo a esto.

"Los Millenials tienen menos sexo que la Generación X”.

Interesante. Revelador. Desconcertante. Yo hubiera jurado que era al revés, pero según CNN y la revista científica Archives of Sexual Behaviour la realidad es otra.

Aquí viene la pregunta obligatoria: ¿Por qué?

Una de las razones es que hoy en día hay más formas de entretenerse. El sexo pasó a ser una de las posibilidades en una lista cada vez mayor.


¡Increíble! Sigo sin comprender como prefieren pasar enviando mensajes y cazando pokemones en lugar de pasar intercambiando miradas y cazando chicas o chicos. Pero es normal mi incomprensión, soy de la Generación X, de esa misma que le agregó dos "X" más como forma de entretenimiento.

Así está la cosa: mucha tecnología y poco sexo. Eso a pesar de la proliferación de aplicaciones y sitios web que lo promueven de forma casual, como Tinder.

¡Vaya despiste!

Aquí viene la segunda pregunta: ¿Y qué tiene que ver esto con el titular?

Simple. A las Olimpiadas considero les sucede lo mismo. Ya no emocionan a las nuevas generaciones. Y las marcas lo saben.

Atrás quedaron las campañas con promociones de vasos, camisetas, paños, lapiceros, viajes y cuanto artículo promocional se le pudiera imprimir el logo de las Olimpiadas.

Están pasando a otro plano como entretenimiento. Al menos en mi opinión. No en vano las transmisiones de NBC en Primer Time de dichos eventos han caído un 32% (19.5 millones de espectadores) en comparación con Londres hace 4 años (28.7 millones de espectadores).


Como posteó Oscar Piedra, gran amigo mío en su muro de Facebook...."Ahora la gente ve los Aros Olímpicos y seguro imaginan que es un Audi full color de 6 cilindros".

¡Vaya despiste Olímpico!

Finalmente he de confesar que yo también ando despistado. De las Olimpiadas claro está. De lo otro...¿¡Quién dijo miedo!?


 

Ver comentarios