Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Un desarrollo humano inclusivo para las mujeres

Ana Helena Chacón | Martes 08 marzo, 2016


Un desarrollo humano inclusivo para las mujeres

En el contexto del Día Internacional de la Mujer, vale recordar que la igualdad de género y el cumplimiento real de los derechos de las mujeres, son requisitos inapelables para una verdadera reducción significativa de la pobreza en el mundo.
Así lo indican los Objetivos de Desarrollo del Milenio —el número 3— y, en consecuencia, es un imperativo en la Agenda de Desarrollo Post 2015, de la cual salen metas que el mundo se plantea para impulsar las acciones que propicien los cambios requeridos.
En concordancia con esa realidad, en el Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 incorporamos un eje transversal de igualdad de género para impulsar políticas públicas que reduzcan las brechas y avanzar hacia una sociedad más justa e inclusiva.
En ese documento tenemos tres puntos estratégicos que son el norte de esta Administración en esa materia.
Autonomía económica. Que las mujeres puedan generar sus propios ingresos y decidir sobre la forma de invertirlos es una prioridad. Es un asunto de independencia y de tomar decisiones sobre la propia economía. Por eso, estamos promoviendo capacitaciones para mujeres en condición de pobreza extrema y con el objetivo de mejorar su situación de empleabilidad. Además, existen otras acciones, como la meta de llegar a los 5 mil emprendimientos de mujeres para 2018. A este momento, llevamos casi la mitad.
Autonomía física. Que las mujeres tengan el pleno control de su cuerpo, que puedan decidir y que no sigan despojadas de él como si fuera algo ajeno a ellas y más bien propiedad del hombre y del juicio de una sociedad machista. Al respecto, el INAMU avanza para educar, con la promoción de nuevas masculinidades mediante trabajo directo en comunidades, acciones de  visibilización y combate a la violencia machista, como por ejemplo colocando el "tercer marcador". Además, generamos conciencia sobre otras formas de violencia cultural, que antes no eran vistas en su justa dimensión, como por ejemplo, el acoso callejero.
Participación en la toma de decisiones. En este Gobierno creemos en la participación real de las mujeres en la primera línea de toma de decisiones. Por ello, se ha nombrado una importante cantidad de mujeres como ministras, viceministras y presidentas ejecutivas. Sin embargo, nos falta avanzar en términos de paridad horizontal en las listas de elección popular y el combate a la violencia política que aún se ejerce contra las mujeres que aspiran a cargos públicos.
Ese es el trabajo que estamos impulsando, esos son nuestros empeños, porque es ese sin duda, el mandato de un Estado que entiende su misión de cara a un desarrollo humano que de verdad incorpore finalmente a las mujeres.
Nuestra idea, entonces, es como lo señala el Nobel de Economía, Amartya Sen, la de proveer de capacidades a las personas para que puedan vivir con dignidad, porque importan más los fines que los medios... y el fin, es siempre el ser humano.

Ana Helena Chacón Echeverría
Vicepresidenta de la República