Un Bayern muy superior
Franck Ribéry, todo un dolor para la zaga defensiva del Barcelona, disputa el balón con Martín Montoya. CHRISTOF STACHE-AFP/LA REPÚBLICA
Enviar

Un Bayern muy superior

El conjunto de Guardiola venció al Barcelona de canteranos

El Bayern Múnich de Pep Guardiola ganó sin aplastar a un Barcelona experimental y compuesto casi exclusivamente por canteranos que se defendieron ante un conjunto bávaros dominador y que pese a su gran superioridad física dejaron el marcador en 2-0.
Lionel Messi era el único titular de los azulgranas y ni siquiera jugó los 90 minutos, mientras que Guardiola demostró que tiene dónde elegir y repartió tiempo para sus mejores hombres, consciente de que no era un amistoso cualquiera.

201307242241170.a33.jpg
El exblaugrana exhibió ansias de renovación y movió a los suyos a posiciones poco habituales, con el capitán Philipp Lahm, en el minuto 14, y Mario Mandzukic, en el 87, como autores de los goles.
Los suplentes del Barça plantaron cara en un estadio del que meses atrás, en la semifinal de la Champions, se habían hundido por 4-0 con sus titulares.
El Bayern salió dominando desde los primeros minutos del partido, por mucho que Messi trató de impresionar con un primer disparo a puerta a medio minuto del inicio del encuentro, que se fue fuera.
Los alemanes siguieron atacando, sin apenas soltar el balón, y se sucedieron las jugadas de peligro, con un Thiago omnipresente y Robben y Ribéry con ganas de marcar.
Lahm se apuntó el primer gol, de un cabezazo. Sergio Roberto tuvo a mano el empate, unos minutos después, mientras el Bayern parecía más centrado en parecerse al Barcelona de los tiempos del Guardiola en el banquillo.
Adriano frenó a Robben e impidió el segundo gol del Bayern, mientras que Messi mandó al cielo un disparo de falta, desde 35 metros, en la única oportunidad clara de gol antes de abandonar el terreno de juego.
Guardiola cambió prácticamente toda su formación, entre la pausa y los primeros minutos del segundo tiempo, de acuerdo con su filosofía de practicar la rotación.
En el banquillo azulgrana, el técnico Jordi Roura había renovado ya al completo a los suyos, en cuanto arrancó el segundo tiempo.
Era un amistoso de gran impacto mediático, al que los dos equipos llegaban en situación bastante distinta.
El Múnich se encuentra pletórico, tras cerrar la anterior temporada con el primer triplete del fútbol alemán y con Guardiola como estrella de la Bundesliga que se reanuda en tres semanas.
Los ocho partidos de pretemporada disputados por el Bayern se saldaron con victoria bávara, con un total de 59 goles, y ahora tienen ante sí la opción a su primer título oficial de la “era Guardiola” en el partido de Supercopa contra Borussia Dortmund, el sábado.
El Barcelona llegó Múnich sin tiempo para haber digerido la retirada de Tito Vilanova y con Gerardo “Tata” Martino, su nuevo técnico, todavía por hacerse con el mando del equipo.
La única coincidencia fue de tinte anecdótico: el Barcelona estrenó camiseta —los colores de la “senyera” catalana—, mientras que el Bayern también renovó la suya, en tonos azules.
El partido de Múnich abría la pretemporada de los azulgranas, que seguirá el sábado en Oslo frente al Valerenga.

Berlín/EFE

Ver comentarios