Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Un accionar más eficiente de las empresas

| Jueves 14 febrero, 2008


Un accionar más eficiente de las empresas


Es fundamental en primera instancia que exista una misión y una visión compartida por la junta directiva, el nivel gerencial y todos los funcionarios, la cual oriente las distintas actividades que realiza la empresa.
Al actuar las empresas en la era de la información y el conocimiento, es necesario que se controlen los distintos aspectos de la empresa para poder tomar una decisión en cuestión de segundos, de ello dependerá el futuro de su negocio. La información que tenga en sus manos determinará el éxito o el fracaso de su negocio.
Se debe tener presente que no hay éxitos efímeros que garanticen un futuro lleno de aciertos. La experiencia nos enseña que el éxito de las empresas está vinculado al ritmo sistemático con el que se emprenden las acciones que las han llevado a tal éxito. Por lo que no se debe actuar con base en intuiciones y golpes de suerte. Por lo que debe centrarse en el objetivo elegido y, de una manera estudiada y planificada, puede llegar la empresa a ocupar los primeros puestos dentro del mercado en el futuro.
La empresa, para obtener un accionar eficiente, es decir, para ser exitosa, debe contar con cuatro aspectos que se ha determinado que son fundamentales para lograr el éxito empresarial. Esos cuatro aspectos son: estrategia, ejecución, cultura y estructura.
En relación con la estrategia se debe diseñar y mantener una bien definida. La clave para alcanzar buenos resultados con la estrategia es tener muy claro su significado y trasmitirlo constantemente a los clientes, funcionarios y accionistas.
Para lo anterior se debe elaborar una estrategia enfocada en valores, sustentada en el conocimiento cierto y profundo de los clientes de la compañía o empresa y una valoración realista de sus capacidades.
En relación con la ejecución lo importante es la forma de hacerlo. Las compañías ganadoras son realistas, en vista de que tienen claro que no pueden superar a sus rivales o competencia en todas las facetas de sus operaciones. Debido a esto, seleccionan los procesos más importantes para satisfacer las necesidades de sus clientes, y concentran recursos y energías en hacer dichos procesos lo más eficientes posible.
Respecto a la cultura, se debe desarrollar y conservar una cultura de la empresa orientada al desempeño. Los estudios realizados sobre el particular, demuestran que es imperativo edificar la cultura correcta, sustentada en valores como la integridad, trabajo en equipo y desarrollo de la creatividad.
En relación con la estructura, se debe construir y establecer una organización ágil y flexible. Es fundamental que sea una organización abierta al cambio, con un amplio monitoreo del entorno, que aplique el enfoque sistémico.
Se debe también tener muy presente que la razón fundamental de las empresas son los clientes y se debe pensar en la empresa como proveedor de soluciones y no de productos y servicios, enfocada a lo que el cliente quiere.


Lic. Bernal Monge Pacheco
Consultor externo