Enviar
Códigos maliciosos afectan al iPhone 4 y Blackberry
Un 80% de smartphones no está protegido
Virus provocan fugas de datos del usuario

Traer a Costa Rica lo novedoso en tecnología celular significa que el paquete viene con la posibilidad de sufrir algún tipo de ataque de virus.
Toda esa frescura de la tecnología celular tiene sus bemoles, ya que en la red existe una variedad de códigos maliciosos o gusanos que dañan los sistemas operativos y roban información del usuario.
Una de las formas para que un teléfono inteligente tenga malware es desbloquearlo.
El eliminar los filtros de seguridad se traduce en que los sistemas operativos quedan a la intemperie y aumentan los riesgos de ataque de virus cuando el usuario ingresa a Internet.
Otra preocupación de los expertos es que, a pesar de la gran variedad de marcas de teléfonos inteligentes, estas comprenden tan solo cinco sistemas operativos.
Entre las plataformas que llevan más tiempo en el mercado están la de Blackberry, Symbian o Windows Mobile, y recientemente Android e iOS (Apple).
Esta situación hace que un solo virus tenga la capacidad de dañar varias marcas de smartphones.
Una encuesta realizada al mercado de los teléfonos inteligentes en la región por la firma ESET Latinoamérica, muestra que el 80% de estos dispositivos no está protegido contra ataques de virus.
“La diversidad de los ataques centrados en teléfonos móviles, que utilizan sistemas operativos Android y iOS de iPhone, se debe a que los usuarios descargan programas de la red de música o vídeos, lo que aumenta el riesgo”, advirtió Pablo Ramos, especialista de Awareness & Research.
La posibilidad de robo de información utilizando la filtración, hace que se dé un aumento en la divulgación de procesos y políticas de seguridad.
“El filtrado de datos personales se realiza sin el conocimiento del usuario. Esto lleva a remarcar una vez más la importancia de conocer cuáles son las aplicaciones que se instalan en los teléfonos”, indicó Ramos.
Otro de los modos de penetración de estos virus es por medio de las conexiones Wi-Fi sin encriptar, que permiten interceptar combinaciones de nombre de usuario y contraseñas.
“Los usuarios no pueden seguir ignorando los peligros. El riesgo de que los ciberdelincuentes instalen aplicaciones maliciosas es cada vez más alto”, explicó Gonzalo Erroz, experto en comunicación móvil y director de Consumo para América Latina.

Cristian Leandro
[email protected]
Ver comentarios