Logo La República

Jueves, 1 de octubre de 2020



FORO DE LECTORES


Un país con mucha legislación… incumplida

Wilberth Quesada [email protected] | Lunes 10 febrero, 2020

Quesada

Costa Rica es un país que tiene una abundante cantidad de legislación: casi diez mil leyes y más de 40 mil decretos, sin dejar de lado la enorme cantidad de otro tipo de normas jurídicas que a diario emite la Administración Pública Central y Descentralizada, incluyendo a las municipalidades.

Esa legislación que, además, se produce o reforma de continuo, pretende ser la respuesta normativa a una serie de hechos de la más distinta naturaleza; busca regular la realidad en sus más variadas manifestaciones; realidad que, en sí, es compleja y cambiante, por lo que el Derecho, independientemente de su fuente, busca siempre ajustarse de la mejor forma posible a esa esquiva realidad.

No obstante, y a pesar de lo costoso que resulta producir legislación (piénsese, únicamente en lo que se refiere a la producción de una ley, el costo de las dietas de los diputados; de los salarios de los asesores de los “padres de la Patria”, así como del personal administrativo y técnico de la Asamblea; de los estudios que a veces acompañan un proyecto de ley para fundamentarlo y de otros costos no menos importantes como el consumo eléctrico, de hojas, tintas para impresora, entre otros), en no pocos casos, esa legislación simplemente ni se cumple ni se hace cumplir.

Existe una verdadera cultura de no cumplimiento de la legislación (“hecha la ley, hecha la trampa”), que la hace ineficaz. Letra muerta a la que, incluso, se ignora y es objeto de burla por aquellos a los que precisamente va dirigida, de lo que son triste prueba, las reformas a la Ley de Tránsito por Ley N°9460, o las modificadoras a la legislación sobre bienestar de los animales en cuanto a la recolección de desechos de las mascotas y de su circulación por las vías públicas practicada por Ley N°9458. En ambos casos, conductores y peatones, así como dueños de mascotas, hacen caso omiso a la ley y ni siquiera temen a las sanciones a las que se exponen, de ahí que el país está lleno de muertos y mutilados por irresponsables al conducir, lo mismo que de desechos, heridos y hasta muertos por protervos que exhiben su ignorancia con sus pobres mascotas. A ello debe sumarse un sistema judicial que ha hecho de la forma y del garantismo el norte de su actuar, frente a la celeridad y a la búsqueda de la verdad real.

El cumplimiento de la ley inicia con nosotros, comprometámonos a cumplir la legislación para tener un mejor país.

Wilberth Quesada Garita






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.