Enviar
Un aumento que no se justifica

Debido a la crisis económica y a un verano más corto, la demanda de energía que tuvo el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) durante este periodo sin lluvias fue mucho menor de lo previsto. La institución gastó menos, durante el verano que pronto acaba, de lo que había proyectado en generación a base de petróleo. Afortunadamente, no hubo necesidad de los amenazantes apagones tampoco.
Sin embargo, ese menor gasto del ICE no se ha visto reflejado en las facturas de electricidad de los costarricenses quienes, por el contrario, siguen enfrentados a un importante aumento sufrido en ese rubro de la economía familiar y empresarial.
En lo que va del año, en el país se ha producido la mayoría de la energía a base de recursos renovables; pero esto, que debería constituir un alivio para la población que enfrenta las consecuencias de la crisis económica mundial, no resulta así.
Si bien corresponde a la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos aplicar la rebaja en la tarifa eléctrica de los consumidores, el ICE podría haber tomado la iniciativa puesto que se trata de un asunto de sentido común.
De la misma forma que la institución estatal procura razonar ante la ciudadanía cuando por algún motivo debe aumentar tarifas, debería en este caso actuar también y aportar un gesto positivo en medio de la crisis, aliviando el bolsillo de los consumidores ya que las circunstancias aliviaron su factura petrolera.
Aresep por su parte justificó que las dos metodologías existentes para ajustar los precios del servicio eléctrico impiden realizar las rebajas de forma ágil, y aunque estudian alternativas para lograrlo, por el momento todo está igual en perjuicio de la población en general y del sector empresarial.
Este tipo de problemas, que periódicamente se suscitan en el país en lo relativo al ajuste de tarifas, debería haber sido solventado. En este caso en particular, la población que esperó que al menos la crisis despertara el interés por efectuar la debida rebaja en los recibos de electricidad sin demoras, no ha recibido aún el lógico beneficio.


Ver comentarios