U.E. propone dividir Electricite de France y E.ON
Enviar
U.E. propone dividir Electricite de France y E.ON

Bruselas- La Unión Europea propuso dividir Electricite de France S.A. y E.ON AG o evitar que participen en la administración de redes a fin de impulsar la competencia, medida que también impondría límites a OAO Gazprom.
El proyecto de ley obligaría a los productores de electricidad y gas natural a vender sus redes de transmisión, escindir ese negocio o entregar la operación de la red a una compañía independiente. Las empresas que no pertenezcan a la U.E. no podrían controlar redes de electricidad o gas en la región sin un acuerdo de autorización entre el país extranjero y Europa.
El proyecto, que también prevé una nueva agencia energética europea, tiene el propósito de relajar el acceso a las redes de compañías como Centrica Plc que no cuentan con redes propias. Luego de que varias leyes de 2003 dieron a los clientes el derecho a elegir sus proveedores, el mercado de electricidad y gas de la U.E., que mueve 340 mil millones de euros ($475 mil millones), sigue estando fragmentado por las barreras nacionales, dice la Comisión Europea.
“Se trata de ofrecerles el mejor trato a los consumidores y a las empresas'', dijo ayer el presidente de la comisión, José Barroso, en Bruselas. “Será una negociación larga y difícil''. Las propuestas de la comisión, la división reguladora de la U.E., de 27 países, necesitan el apoyo de los Gobiernos nacionales y el Parlamento Europeo, proceso que puede tomar dos años o más.
La comisión busca quitarles el control de los mercados energéticos a empresas nacionales y Gobiernos, argumentando que los obstáculos crónicos amenazan limitar el suministro, disparar los precios y debilitar a la economía europea. El proyecto de ley podría dividir a los países europeos en un grupo que incluye a Alemania y Francia, que se opone a la división de las empresas energéticas o a la administración independiente de las redes, y una alianza encabezada por el Reino Unido que está a favor.
Paralelamente, la comisión inició una investigación antimonopolio a compañías como E.On, EDF, Gaz de France SA, RWE AG, Eni SpA y Electrabel SA por posibles prácticas comerciales ilegales. La pesquisa podría conducir a multas por un total de hasta un 10% de las ventas anuales de las compañías.
E.ON y RWE de Alemania arremetieron contra las propuestas de la comisión, y dijeron que las medidas no impulsarán la competencia.
La división de las empresas entre negocios de producción y suministro y de administración de redes eliminaría un conflicto de interés que hace que las compañías en control discriminen a los nuevos participantes en cuanto al acceso a la red se refiere, dice la comisión. La propuesta también fomentaría la inversión en redes, según la autoridad reguladora de la UE.

Ver comentarios