UE planearía vaga oferta comercial contra esperanzas británicas
Enviar

Es probable que el acuerdo de comercio posterior al Brexit que Theresa May traerá desde Bruselas sea breve en detalles, lo que dejaría a Gran Bretaña en la vulnerable posición de tener que negociar grandes porciones de un pacto comercial después de haber perdido gran parte de su influencia.

Según cuatro personas familiarizadas con la situación, el bloque planea mantener la redacción final del acuerdo sobre la futura relación comercial bastante vaga. Empezará a trabajar en el texto durante los próximos tres meses y apunta a publicarlo antes del verano boreal, dijeron dos personas.

El Reino Unido continúa diciendo, al menos en público, que espera obtener un acuerdo comercial detallado antes de abandonar la UE en marzo de 2019.

Quiere hacerlo porque una vez que abandone el bloque, ya habrá acordado pagar un fuerte acuerdo financiero y por lo tanto, habrá perdido gran parte de su influencia.

Funcionarios de la UE dicen incluso en público que el acuerdo que espera sellar para el día del Brexit se centra en temas de divorcio y en la relación futura que toda Gran Bretaña puede esperar sea una declaración de intenciones políticas no vinculante.

Lo que no han dicho en público es cuántos detalles habrá. Por lo menos, lo que los funcionarios del Reino Unido dicen que quieren es un “protocolo de acuerdo” que pueda convertirse sin problemas en un acuerdo comercial completo.

El convenio sobre la relación futura, en la forma de una declaración política que acompañará al acuerdo de retirada, puede llegar a tener entre 30 y 40 páginas, en comparación con el acuerdo comercial de 1.600 páginas con Canadá.

Hay cierta tensión en el lado de la UE: algunos de los 27 gobiernos restantes de la UE están dispuestos a establecer más detalles en algunos sectores, que podrían incluir dónde el Reino Unido acuerda permanecer alineado con las normas y estándares de la UE, dijeron dos personas.
Además de vincular al Gobierno británico con principios fijos, también podría ayudar a construir confianza cuando se trata de completar el acuerdo, dijeron.

Un alto nivel de detalle podría depender de qué tan rápido el Gobierno británico pueda proporcionar una posición de negociación concreta y aceptar las condiciones de la UE, dijo un funcionario.

Mientras May de alguna manera cristalizó su visión para la futura relación en un discurso el viernes, el plan de la UE refleja la creencia en Bruselas y las capitales continentales de que la posición del Reino Unido aún no está clara y que aún permanecen diferencias significativas entre las dos partes.

Las conversaciones comerciales deben comenzar a fines de este mes y la UE dará un primer paso esta semana enviando a las capitales un borrador de su posición negociadora.

Fijará planes generales para un pacto comercial de estilo canadiense que no se ajusta al acuerdo hecho a medida que exige May, pero dejará el camino abierto para un trato más generoso si el Reino Unido retira algunas de sus exigencias, dijo un funcionario.

“El Reino Unido está cerrando las puertas a sí mismo, una a una, y el único modelo posible que queda es el de un acuerdo de libre comercio”, dijo el negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, en un discurso en Bruselas la semana pasada. “Cualquier visión del futuro debe tener en cuenta el hecho de que la UE no puede y no comprometerá sus principios fundamentales”.


Ver comentarios