UCR advierte sobre diagnósticos erróneos de dengue y chikunguña
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República
Enviar

La similitud de los síntomas generados por el dengue y el chikunguña generan confusión en el diagnóstico de estas enfermedades, concluyeron investigadores de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Al aplicar un modelo matemático entre la cantidad de brotes de dengue y los casos de chikunguña reportados en el país por el Ministerio de Salud durante 2015 y 2016, expertos del Centro de Investigación en Matemática Pura y Aplicada de la UCR, descubrieron irregularidades en el desarrollo de estos padecimientos.

La investigación revela que el Ministerio de Salud reportó 145 casos de chikunguña en 2014, y durante 2015 por varias semanas no hubo aumento en el número de víctimas reportadas con esta enfermedad.

Sin embargo, en ese mismo periodo, la cantidad de datos notificados por dengue aumentó considerablemente, con una rapidez aún mayor que en años anteriores. El número de víctimas de chikunguña para 2015 fue de 4.912, mientras que el dengue pasó de afectar a 11.140 personas en 2014, a 17.258 en 2015.

Los resultados del modelo matemático evidenciaron que la cantidad de casos reportados por chikunguña disminuyó a partir de la semana 35, época lluviosa en Costa Rica, en la cual la enfermedad tuvo que haber sufrido un incremento, de acuerdo con Fabio Sánchez, uno de los autores de la investigación.

Además, añadió que el chikunguña ya se encontraba totalmente introducido en el país.

Para el especialista, lo anterior sugiere que los efectos en la salud provocados por el chikunguña, podrían estarse confundiendo con las manifestaciones típicas del dengue a la hora de realizar la respectiva valoración clínica.

“El dengue llegó primero a Costa Rica hace aproximadamente 20 años y en 2005 afectó a casi 38 mil personas. Posteriormente apareció el chikunguña en 2014. El dengue, al haber estado más tiempo en el país, es el principal referente de sospecha”, explicó Sánchez.

La semejanza de los síntomas entre ambos virus podría ocasionar que el chikunguña esté siendo diagnosticado como dengue.

El estudio advierte a las autoridades de salud sobre esta probabilidad, la cual es crítica para proporcionar un tratamiento adecuado, según Sánchez.

Los síntomas comunes que caracterizan el inicio de ambos padecimientos son dolor de cabeza, resfriado, fatiga y la fiebre, y es hasta que los virus avanzan que se puede distinguir de mejor forma entre ambos.

Para solventar esta situación, la UCR propone que se realicen pruebas de laboratorio a los pacientes sospechosos para diferenciar si tienen dengue, zika o chikunguña, en lugar de guiarse solo por los síntomas o muestras de sangre.

Ver comentarios