U privadas piden trato igualitario con las públicas
Enviar

Acuerdan observaciones a Proyecto de Ley del Conesup

U privadas piden trato igualitario con las públicas

Plantean cambios sobre propuesta en acreditación, tarifas y plazos

201504142226160.8.png
Si ciertas carreras como educación, ingeniería y salud deben tener certificación de calidad en las universidades privadas, también en las públicas.
Así lo indican las universidades privadas, como parte de las observaciones a la reforma de Ley del Conesup.
Aunque por su autonomía es imposible exigir a las universidades públicas una acreditación, sí se podría limitar la contratación de los graduados de las carreras no acreditadas.
La acreditación previa a la apertura de una universidad es otro de los puntos que se alejan de la realidad.
La mejora de la calidad no está en discusión a lo interno de la Unión Nacional de Rectores de Universidades Privadas (Unire), pero no están dispuestos a dar un cheque en blanco.
Uno de los temores que existen es la experiencia del Ecuador, donde se promulgaron iniciativas para cerrar universidades privadas.
Obligar a las universidades a reducir la oferta académica y establecer tarifas que vayan en detrimento de la reinversión en la calidad son aspectos fuera de la mesa de discusión.
No hay una oposición en la Unire a los cambios, pero la propuesta inicial del gobierno se necesita afinar.
En una carta firmada por Alban Bonilla, director ejecutivo de la Unire, se plantea a Sonia Marta Mora, ministra de Educación, la posición de las universidades.
“La acreditación obligatoria de ciertas carreras para las universidades privadas, pero no para las públicas, crea discriminación que nos justifica en la calidad”, recalca el documento.
En cuanto a las tarifas, el aval de las universidades sería a que se fije un monto básico, pero no un techo.
La idea es competir por la calidad y no por las tarifas. Parte del problema es que al poner un máximo, muchas universidades bajan los precios y dejan a otros en desventaja.
“Creemos que el país debe enfrentarse a la siguiente disyuntiva: ¿Qué queremos: universidades baratas o universidades de calidad”, señala la carta.
La creación de una reglamentación muy estricta en cuanto a modalidades como la virtual, bimodal, y de profesores invitados podría limitar la posibilidad de innovación de las universidades en un mundo cambiante.
Sobre la fijación de plazos de respuesta para el Conesup, no resolvería los problemas porque hoy ya existen tiempos que no se están cumpliendo.
Por otra parte, actos técnicos y no discrecionales, es lo que las universidades consideran vital para la actualización de carreras.
El proceso debe ir ligado a estándares de referencia claros, precisos y concordantes para seguridad de las universidades.
El proyecto de ley se encuentra en periodo de recolección de observaciones para su envío a la Asamblea Legislativa.

María Siu Lanzas
[email protected]

Ver comentarios