Turquía tomada por miles de trabajadores
En la capital del país, la policía utilizó cañones de agua y gases lacrimógenos para disolver la concentración. AFP/La República
Enviar

Turquía tomada por miles de trabajadores

Cientos de miles de trabajadores públicos y profesionales liberales se unieron ayer en toda Turquía a las protestas populares, que se saldaron con choques con la policía en Ankara, en la sexta jornada de unas manifestaciones que han dejado ya tres muertos y más de 4.000 heridos.
En una jornada de huelga y marchas convocadas por varias federaciones sindicales y colegios profesionales, decenas de miles de personas desembocaron en la plaza estambulí de Taksim, símbolo de las protestas, y en la de Kizilay, en el centro de Ankara.
Allí, en la capital del país, varias horas después de terminar la marcha sindical contra el Ejecutivo del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, la policía utilizó cañones de agua y gases lacrimógenos para disolver la concentración.
"Puedo decir que medio millón de personas ha estado en huelga. Los pasillos de los hospitales han estado vacíos, las clases han estado vacías", declaró Ismail Hakki Tombul, secretario general de la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos.
Sobre cómo puede acabar esta ola inédita de protestas en la última década en Turquía, aseguró: "Queremos que termine de forma pacífica. Si la policía no interviene, no habrá ningún problema".
En un intento de rebajar la tensión, el viceprimer ministro turco, Bülent Arinç, recibió a los miembros de la llamada "Plataforma de Solidaridad con Taksim", el grupo que inició las protestas para defender el parque Gezi, en Estambul, de los planes de construcción de un centro comercial.
Esta plataforma ha coincidido con los sindicatos en solicitar al Gobierno que detenga el plan de destrucción del parque, prohíba a la policía el uso de gases lacrimógenos, ponga en libertad sin cargos a los detenidos y elimine las limitaciones al derecho de reunión.
Asimismo, pidieron que rindan cuentas los responsables policiales de la violenta represión de las protestas en sus primeros días.
Por quinto día consecutivo, miles de personas han seguido acampadas en el parque Gezi, dentro de un movimiento que carece de líderes conocidos y que funciona por autogestión, mientras que enormes barricadas levantadas con adoquines, vehículos destruidos y vallas tratan de bloquear el paso a la policía.

Estambul/EFE

 

Ver comentarios