Turistas evitan Grecia por riesgo con cajeros automáticos
La economía de Grecia volvió a caer en recesión en el primer trimestre, el turismo es uno de los que más ha disminuido, la Isla de Poros es una de las más visitadas. Bloomberg/La República.
Enviar

Turistas evitan Grecia por riesgo con cajeros automáticos

 El impase de Grecia con los acreedores está poniendo en riesgo el aumento del turismo que contribuyó a sacar al país de una regresión de seis años en 2014.
Un fuerte inicio del año ha ido disminuyendo en los últimos meses en tanto los posibles visitantes se sienten desalentados por el riesgo de quedar atrapados en una crisis de liquidez.
Las reservas provenientes de Alemania fueron 0,7% más altas que el año pasado al final del tercer trimestre después de crecer 12% en enero, lo cual llevó al grupo de presión turístico griego a considerar la posibilidad de abandonar su pronóstico de un número récord de visitantes este año.
“Estamos viendo una desaceleración en algunos mercados, especialmente en Alemania”, dijo en una entrevista telefónica la semana pasada Andreas Andreadis, presidente de la Asociación de Empresas de Turismo Griegas, o SETE. “Venimos perdiendo terreno en estos últimos meses, estamos perdiendo impulso, ya que el panorama general es poco claro”.
La economía de Grecia volvió a caer en recesión en el primer trimestre cuando el intento del primer ministro Alexis Tsipras de obtener mejores condiciones de los acreedores del país restringió el financiamiento y desalentó la inversión.
La contracción eleva la presión sobre Tsipras para lograr un acuerdo, imponiendo a la vez más recortes presupuestarios para satisfacer las condiciones de la ayuda.
Esta crisis ha dejado a la banca de Grecia pendiendo del hilo del apoyo de la provisión urgente de liquidez del Banco Central Europeo, y planteó la perspectiva de que puedan imponerse controles de capital.
Un resultado así podría limitar la cantidad de efectivo que los visitantes pueden retirar de los cajeros automáticos.
La restricción del financiamiento ya ha imposibilitado que el sector hotelero alcance su meta de inversión anual de 3 mil millones de euros ($3.400 millones), dijo Andreadis. Los bancos griegos están cobrando a los deudores comerciales hasta siete puntos porcentuales más que los competidores en el resto de la eurozona, agregó.
Las negociaciones por el rescate también representan una amenaza más directa para el sector turístico. La eurozona está empujando a Grecia a eliminar las tasas reducidas del impuesto sobre las ventas recaudado en sus islas para impulsar el turismo como condición de cualquier ayuda.
“El IVA sobre el turismo cambió seis veces en los seis últimos años y no se puede hacer un plan a 10 años con este tipo de problema”, dijo Andreadis. “Es importante encontrar un equilibrio en las finanzas del Estado, pero ¿cómo se puede encontrar un equilibrio si se destruye el clima de inversión?”
La desaceleración de las reservas ha sido más marcada en Alemania, dijo Andreadis, donde la cobertura de prensa y la atención pública a la crisis griega es particularmente fuerte. Las relaciones entre los dos gobiernos ha sido tensa por momentos en la medida que Grecia reactualizó las demandas de que Alemania pague reparaciones por la Segunda Guerra Mundial.
Las reservas se han mantenido mejor en el Reino Unido y los Estados Unidos, impulsadas en parte por la caída del euro en relación a la libra y el dólar este año, dijo Andreadis.

Bloomberg

 



Ver comentarios