Turismo sostenible es clave para evitar estancamiento del sector
“Si queremos mejorar la situación del turismo en el país, tenemos que buscar estrategias para deshacernos de una estacionalidad muy fuerte”, dijo Hans Pfister, presidente de Cayuga Collection. Esteban Monge/La República
Enviar

La renovación del enfoque nacional de turismo con propuestas sostenibles y ecoamigables, es la clave para evitar que el sector se estanque, aseguran empresarios del gremio.
Este cambio de enfoque tiene que venir con estrategias integrales que abarquen participación de las comunidades, protección de los ecosistemas, promoción de experiencias turísticas que incluyan la naturaleza y hoteles con modelos sostenibles y ecoamigables.


El mercado nacional está consolidado, y normalmente cuando esto pasa, lo siguiente es el estancamiento, de acuerdo con el estudio “El Turismo en Costa Rica: Análisis de impacto sobre el desarrollo sostenible”, publicado por Incae.
Por ello la industria apuesta a promocionar el país de otra forma, más allá del destino de playa y abundantes resorts de lujo.
“Creo que hay que combatir la estacionalidad, no hay que apostar solamente apostar al sol y playa, sino también a los tours en bosques, vida silvestre y turismo de aventura”, dijo Hans Pfister, presidente de Cayuga Collection, cámara que agrupa hoteles boutique.
Esta estacionalidad se refiere a las temporadas de visita de turistas en nuestro país, donde en la “alta” se copan los hoteles de huéspedes, mientras que en la baja se las tienen que ingeniar para llenar sus habitaciones.
“La estacionalidad en Costa Rica es muy marcada, y nuestro país por sus condiciones climatológicas y geográficas se puede vender fácilmente todo el año”, agregó Jacqueline López, presidenta de la Cámara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible de Costa Rica.
De esta forma, hay muchas más visitas de turistas de diciembre a marzo, y en abril, cuando comienza la temporada baja, descienden considerablemente hasta noviembre, en una proporción que el gremio considera desigual.
Esto es producto de una promoción de destinos de verano efectiva, pero que en temporada baja queda margen para mejora.
“No hemos ‘vendido’ las fortalezas de la temporada lluviosa o ‘verde’ de nuestro país como deberíamos”, aseguró Marijke Mulder, gerente general de Lapa Ríos Ecolodge.
La solución reside en que las autoridades de turismo promuevan de forma efectiva las actividades que son mejores en invierno, como las caminatas a bosques lluviosos, rappel en cataratas, rafting y avistamiento de aves en migración, coincidieron los empresarios.
“Debemos posicionarnos como un turismo sostenible y de experiencias, no como un destino turístico convencional, en el que llegas a un resort todo incluido, te quedas una semana y te vas; eso cualquier país lo puede hacer”, sentencia Pfister.
Los destinos con los que compite Costa Rica en turismo de naturaleza son Islandia, Nueva Zelanda y Bután. Además, en América Latina se codea con Brasil y Ecuador.
Los contendientes para el turismo de aventura son Nueva Zelanda, Nepal, Islandia y Bután, mientras que Latinoamérica el competidor directo es Perú, según el estudio de Incae.

201604111847540.recuadro-8.gif


Ver comentarios