Turismo rural es imán de extranjeros
“La idea es que más comunidades costarricenses busquen organizarse y desarrollar un negocio de su vida cotidiana, como lo hicieron los habitantes de Osa”, dijo Daniel Villafranca, director de Reinventing Business for All, empresa ejecutora de Caminos de Osa. Gerson Vargas/ La República
Enviar

201603302018290.rec.jpg
Desarrollar una comunidad organizada para aprovechar sus recursos naturales, bellezas escénicas e identidad cultural es posible gracias al turismo rural.
Formar una cadena turística donde gobiernos locales, emprendimientos, instituciones, parques nacionales y hoteles trabajen en coordinación es la fórmula que debe seguir cualquier comunidad.
Un ejemplo de esta organización comunal es la realizada exitosamente con Caminos de Osa, que nació a partir de una alianza entre la Universidad de Stanford, con la Iniciativa Osa Golfito, Crusa, el Sinac y RBA, como unidad ejecutora.
El proyecto inició la venta de los paquetes turísticos en enero pasado, donde los extranjeros pueden recorrer los lugares caminando y conociendo diferentes puntos atractivos.
Dentro de poco se iniciará el mercadeo hacia los nacionales.
Se trata de tres caminos que recorren cinco pueblos de la reserva nacional Golfo Dulce, al turista se le brinda un pasaporte verde que sella en cada parada de su recorrido.
Cada paquete incluye un guía, estancia, alimentación y transporte, entre otros.
Para realizar esta iniciativa se capacitó a los emprendedores locales en talleres de concientización ambiental e identidad cultural, finanzas, servicio al cliente, logística, y calidad, así como arquitectura y diseño, entre otros temas.
“El objetivo es que el polo de desarrollo gane, pero que también la comunidad gane con la realización de negocios en torno a la atracción principal”, agregó Villafranca.
Dentro de Caminos de Osa participan cerca de 28 organizaciones, tanto comunales como internacionales.
Además, es productivo que dentro de la zona exista un polo de desarrollo, como un parque nacional, un hotel, una empresa reconocida o un atractivo turístico.
“Las organizaciones activas de cada lugar deben coordinar entre ellas. En algunos casos, los turistas solo llegan a un punto y se van sin conocer la comunidad y lo que tiene que ofrecer, por eso es bueno una alianza entre todas”, dijo Daniel Villafranca, director de Reinventing Business for All (RBA), empresa consultora de responsabilidad social y ambiental.

 


Ver comentarios