Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Turismo sigue mirando hacia Costa Rica

| Sábado 04 octubre, 2008



Turismo sigue mirando hacia Costa Rica


A pesar de que el contexto mundial no es el más favorable en este momento, desde el punto de vista de la economía, Costa Rica como captador de turismo mantuvo, de enero a agosto de este año, un aumento del 13%, que es apenas dos puntos por debajo del logrado el año anterior durante el mismo periodo.
Es decir, la crisis no afectó con mucha dureza a este sector tan importante de la economía nacional que logró mantener un buen incremento a pesar de todo. Así lo reconoce la Cámara Nacional de Turismo para quien la tasa de crecimiento viene en ascenso pero a un ritmo menor. El director ejecutivo de esa entidad manifestó a LA REPUBLICA que la expectativa es que para este año se dé un crecimiento de entre el 8% y el 9% en la entrada de visitantes tomando en consideración los motivos exógenos.
Esto muestra que no obstante el difícil momento de la economía mundial, quienes continúan viajando como turistas siguen dando un grado de preferencia importante a Costa Rica como destino. Una razón más para atender con especial cuidado aquellos factores que diferencian al país de otros.
Pareciera que, sin duda, uno de esos factores son las bellezas naturales. Allí donde lo que puede disfrutarse son los paisajes no alterados por la mano del hombre. Conservarlos intactos será una de las tareas inexcusables para seguir siendo un destino diferente a otros.
En este sentido, es importante distinguir entre lo valioso de sembrar árboles, por ejemplo, como contribuyentes a la generación de oxígeno y al recurso hídrico y el celo y cuidado necesarios en materia de conservación del bosque tropical virgen (seco y húmedo), insustituible para la subsistencia de la biodiversidad. Ese es uno de los grandes atractivos que dirigen hacia nuestro país a muchas personas deseosas de ver, en directo, sin intermediación de la tecnología, esa maravillosa biodiversidad.
Si cuidamos para conservar intacta la extraordinaria riqueza natural y otras características propias de lo mejor de la cultura costarricense, es probable que podamos conservar también esa preferencia con que nos distingue el turista que no ha dejado de visitarnos a pesar de los tiempos que corren.