Enviar
Presupuesto de mercadeo turístico del país no contempla este tipo de actividades
Turismo rural clama por recursos

• Proyecto de ley busca dotar a este sector de un marco jurídico que le permita fortalecerse


Karen Retana
[email protected]

En la Casona, hospedaje ubicado en Santa Bárbara de Guanacaste, los turistas duermen en camas de cuero, escuchan la marimba mientras degustan platillos típicos elaborados en cocina de leña y ayudan en el proceso de ordeño de vacas.
Durante la estadía, algunos de los visitantes realizan tours por la comunidad en volanta y conocen el proceso de fabricación de productos de cerámica.
A 267 kilómetros de esta localidad, en San Antonio de Escazú, la visita al trapiche y la elaboración de máscaras, las caminatas a la montaña y paseos en carreta se convierten en el plato fuerte de la oferta turística que ofrece la empresa El Encanto de la Piedra Blanca.
Pese a las distancias que las separa, ambas comunidades se asemejan en que tienen como objetivo ofrecer al turista una vivencia que integra los atractivos naturales y la vida cotidiana de la comunidad rural.
El turismo rural comunitario es uno de los productos que están tomando fuerza en el país al considerarse un elemento esencial para posicionar a Costa Rica como destino sostenible.
Aunque en 2007, esta actividad fue declarada de interés público y existen algunas iniciativas para fortalecerla, lo cierto es que no cuenta con un porcentaje del presupuesto destinado para la promoción del país, señalan representantes de organizaciones vinculadas con el sector.
La preocupación radica en la carencia de recursos para mercadear este producto como una alternativa al turismo convencional.
“Hemos presentado diversas cartas ante el Instituto Costarricense de Turismo para que nos asigne un porcentaje del presupuesto de mercadeo, sin embargo, no hemos logrado el objetivo”, aseguró Leyla Solano, gerente general del Consorcio Cooperativo Red Ecoturística Nacional (Coprena), una de las organizaciones que cobijan la actividad.
En el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) aclararon que en el tema de presupuesto, los rubros no se destinan para programas específicos, sino por áreas, es decir, capacitaciones, mercadeo, entre otros.
De acuerdo con Solano existen otros obstáculos como la falta de mecanismos de asesoramiento que se adecuen a las necesidades del sector.
Esta opinión es compartida por Clara Padilla, gerente de La Casona, quien lamentó que pese al empuje de la comunidad de Santa Bárbara de Guanacaste, la asistencia técnica es limitada.
En el ICT aseguran que trabajan para la formalización de las empresas dedicadas a esta actividad para que puedan ingresar al régimen de declaratoria turística. Asimismo, se inició un programa de asesoría a las empresas para la mejora de servicios e infraestructura.
“Se han iniciado esfuerzos dentro para el establecimiento de una marca de Turismo Rural, pero además se ha continuado con el apoyo para la impresión de la Guía de Turismo Rural Comunitario así como en la realización de la Feria Anual de Turismo Rural, que se lleva a cabo los meses de noviembre”, indicó
Marcela Villalobos, vocera del ICT.
En la Asamblea Legislativa se presentó un proyecto de ley para reforzar al sector. La iniciativa busca dotar a la actividad de un marco legal, asesoría técnica, apoyo en comercialización de su oferta, comentó Olivier Pérez, uno de los diputados que lideran la iniciativa.
“El fortalecimiento del turismo pone freno a la migración y venta de tierras”, indicó Ana Helena Chacón, diputada que participó en la elaboración del proyecto de ley.
Ver comentarios