Enviar
Sábado 23 Mayo, 2009

Turismo en Costa Rica y la competencia Centroamericana


Sobre el artículo publicado el pasado lunes 18 de mayo por el Diario La República, “Turismo en Costa Rica cae, mientras en el istmo sube”, María Amalia Revelo, Subgerente y Directora de Mercadeo del Instituto Costarricense de Turismo hace los siguientes señalamientos.

En la nota se compara la supuesta entrada de visitantes de todos los países de la región para el primer trimestre, cuando debería ponerse en perspectiva y analizar que las cifras que brindan los países contemplan diferentes características. Por ejemplo, Costa Rica no suma el ingreso de turistas que no pernoctan en el país, tal y como lo establece la Organización Mundial del Turismo (OMT). Si la nota midiera los mismos parámetros para todos los países, los datos finales no debieron incluir los porcentajes de países de la región que, en la libertad de manifestar sus datos de visitación, deciden incluir a los “cruceristas” como turistas, aunque no permanezcan más de 24 horas.

Es incorrecto decir que la disminución en el ingreso de turistas al país se da “…a pesar de la elaboración de las campañas realizadas en el mundo” y a la “…no ejecución de los recursos presupuestados”. En primer lugar, la ejecución presupuestaria del ICT marcha con precisión y es gracias a que tenemos un mayor financiamiento para el 2009 que se ha evitado que los ingresos de turistas disminuyan en un 30% o 40% como en varios destinos dentro de México (antes incluso de la aparición del virus AH1N1) o el Caribe, que sí son países con productos que compiten directamente con nuestro país. De conformidad con las cifras oficiales de la OMT durante el 2008 Costa Rica recibió 272 mil europeos, Panamá 111 mil. Vinieron de Norteamérica 989 mil turistas a Costa Rica mientras que a Panamá 368 mil. El total de visitantes que ingresaron al país el año pasado fue de Dos millones 80 mil, mientras que en Panamá fue de Un millón 225 mil, es decir más de 850 mil visitantes menos para los vecinos del sur. En todo caso, cuente como se cuente, Costa Rica recibe más de medio millón de turistas por encima de cualquier país de Centroamérica, con una estadía mayor y un gasto promedio más elevado.

La fotografía que La República utiliza para ilustrar su portada muestra una competencia de jerarca a jerarca en la que se pretende comparar el ingreso de turistas entre Costa Rica y Panamá para ver quién está “ganando un pulso”, como en un concurso. Ese arte ilustrativo se vale de la imagen del popular Ministro Blades, como músico y actor cinematográfico que es. Anualmente, Guatemala y El Salvador reciben más turistas que Panamá, y el primero compite de manera más directa con Costa Rica pero, curiosamente, entre todos los Ministros de Turismo de la región, La República escoge a Blades, al que unen lazos de amistad y cooperación con el Ministro Benavides, en lugar de los otros Ministros del istmo que mediáticamente no tienen la misma popularidad.

En Panamá una importante cantidad de viajeros está dedicada al turismo de compras. Costa Rica, no promociona ese mercado, ni vende la ciudad por sí sola. Nuestro enfoque va mucho más orientado a la vivencia de la naturaleza en todas sus formas y al turismo sostenible. Nuestro país inició esta corriente que, eso sí es cierto, Panamá ha tratado de seguir pero como foco secundario, Las bellezas naturales de éste y de los demás países centroamericanos son formidables, pero el enfoque de su promoción es distinto.

La disminución de ingreso de turistas a la región se debe ver como resultado de la crisis económica y financiera mundial, especialmente en Estados Unidos, que es nuestro principal emisor, y el efecto de la misma en otros mercados de importancia para Costa Rica como Canadá y Europa. Mientras que para Centroamérica una buena parte de su turismo proviene de países fronterizos, lo mismo sucede en Panamá con la visitación de turistas colombianos.

El turismo es sin duda la industria más importante del país por los ingresos que genera, pero especialmente por su alta distribución de beneficios entre la población.