Enviar
Tsonga y Serena eliminados
Las sorpresas comienzan a llegar en el Abierto de Australia

El Abierto de Australia empieza a dar sus primeras campanas y ayer fueron el francés Jo-Wilfred Tsonga y la estadounidense Serena Williams los que tuvieron que hacer maletas y despedirse de cualquier posibilidad de ganar el primer Grand Slam de la temporada.
No se dejó impresionar por esto el serbio Novak Djokovic, que cumplió su tarea acabando con la aventura de un combativo Lleyton Hewitt, que plantó cara al número uno mundial, al que le arrebató el primer set del torneo, pero que tuvo que acabar claudicando ante el vigente campeón por 6-1, 6-3, 4-6 y 6-3.
Más que sorpresiva fue la eliminación de Tsonga, en especial por el rival que tenía en frente el tenista japonés Kei Nishikori.
Tsonga acusó más que su rival el calor de la pista y acabó perdiendo por 2-6, 6-2, 6-1, 3-6 y 6-3, tras 3 horas y media de juego.
Fue un juego en el que cualquiera pudo salir victorioso, sin embargo el jugador de Le Mans completó un partido muy irregular, en el que cometió 70 errores no forzados, 40 más que su rival, quien se mostró más sólido y supo aprovechar su oportunidad para hacer historia en el tenis de su país, ya que hacía 80 años que un jugador japonés no llegaba tan lejos en el torneo, y ahora enfrentará a Andy Murray.
La otra campanada fue en la rama femenina y la dio la rusa Ekaterina Makarova al dejar en el camino a la estadounidense Serena Williams por 6-2 y 6-3, quien rindió a un nivel muy inferior de su habitual tenis.
Williams, que ha ganado cinco veces este Grand Slam, se vio sorprendida por la jugadora zurda, que se presentaba con el ranking más bajo de las clasificadas para los octavos de final, pero que jugó con mucha inteligencia, moviendo de un lado a otro de la pista a su rival, para impedir que pudiera llevar el ritmo del partido.
Makarova jugó una gran primera manga y en la sexta bola de set se adelantó en el partido por 6-2. La rusa se mostró muy segura al servicio, mientras que Serena comenzó a desesperarse en la pista, alternando golpes ganadores con numerosos errores de bulto.
La jugadora rusa supo leer el partido y jugó con paciencia, esperando el momento ideal para alcanzar por primera vez los cuartos de final de un Grand Slam.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]
Ver comentarios