Trump critica remesas a México por operadores de bonos
Donald Trump mira las remesas a México con un ojo crítico y amenaza con incautarlas en el marco de su política de inmigración. Bloomberg/La República.
Enviar

Trump critica remesas a México por operadores de bonos



 El mercado de bonos de México no ha sido inmune a la caída de los mercados emergentes de este año. De todos modos, se ha mantenido mejor que muchos de sus pares.
Los pagarés de tasa fija con denominación en pesos han bajado 12% en dólares, en comparación con caídas de más de 13% de la deuda local de Indonesia, Perú, Brasil, Turquía y Colombia.
Según Nomura Holdings Inc., parte de la razón se relaciona con los $12.100 millones que los trabajadores mexicanos migrantes han enviado a sus familias en los primeros seis meses de 2015, la mayor cantidad en siete años. “Desempeñan un papel muy importante en las operaciones de bonos mexicanos para extranjeros”, dijo Benito Berber, un analista de Nomura en Nueva York.
La demanda de pesos ha limitado la caída de la moneda contra el dólar a 13% este año. Podría parecer mucho, pero es sólo la mitad de la declinación de Colombia y Brasil, que se han llevado la peor parte en la caída de las monedas de los mercados emergentes.
Eso tiene especial importancia para los extranjeros, que ahora tienen alrededor del 60% de los 2,5 billones de pesos ($150 mil millones) de bonos gubernamentales de tasa fija de México.
Las remesas han sido noticia este año en tanto Donald Trump, el aspirante favorito a la nominación republicana, amenazó con incautarlas en el marco de su política de inmigración. Es un elemento que podría usarse para obligar a México a pagar un muro a lo largo de su frontera con los Estados Unidos a los efectos de impedir la inmigración ilegal.
En 2012, el 98% de las remesas a México procedieron de los Estados Unidos, según el Pew Research Center. Si bien es difícil elaborar las estadísticas, BBVA Bancomer SA estima que la mayor parte del dinero procede de trabajadores indocumentados.
Las remesas aumentan a medida que el fortalecimiento de la economía estadounidense genera más empleos. Muchos mexicanos trabajan en el sector de viviendas de los Estados Unidos, donde la construcción trepó el mes pasado al nivel más alto en ocho años.
El dinero que envían a México los trabajadores migrantes no sólo contribuye a respaldar los precios de los bonos, sino que desempeña un importante papel en la estabilización del déficit de cuenta corriente, según Berber, de Nomura. Eso diferencia a México de Brasil y Sudáfrica, cuyos abultados déficits llevaron a Morgan Stanley a incluirlos en 2013 en sus “Cinco frágiles”, un grupo de países vulnerables.
Impedir el envío de remesas “derivaría en una importante declinación del valor de los bonos en términos de dólares”, dijo desde Ciudad de México Carlos Serrano, economista jefe de Bancomer. “Habría una reacción negativa”.

Bloomberg


 

Ver comentarios