Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Trump necesitaría un segundo mandato para ver fruto de acuerdos

Bloomberg | Viernes 10 febrero, 2017

Ningún tratado comercial nuevo entraría en vigencia antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020. Bloomberg/La República


La historia muestra que los acuerdos comerciales, una importante prioridad para el nuevo gobierno de Donald Trump, son lo opuesto a unos veloces tuits: requieren un proceso meticuloso y lento.

Aun cuando Estados Unidos negociaba con los países más pequeños, en algunos casos le llevó buena parte de un mandato presidencial completar los trámites y más de dos mandatos que el tratado entrara en vigencia.
La implementación de los acuerdos comerciales lleva en promedio más de tres años y medio, de acuerdo con la investigación de Caroline Freund y Christine McDaniels publicada por el Instituto Peterson de Economía Internacional.
Conforme a ese marco temporal, ningún tratado comercial nuevo entraría en vigencia antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, aun cuando Trump anunciara el comienzo de las conversaciones hoy. Algo que, de todos modos, no puede hacer porque los funcionarios clave aún no han sido confirmados por el Senado.
A Trump, que toda su vida ha sido un negociante, este tipo de negociación le resultará un lodazal de puntos de fricción normativos, políticos y diplomáticos. A la hora de abrir su comercio, cada país plantea un desafío particular.
Las palomitas de maíz, por ejemplo, no pueden ser más estadounidenses pero Kenia exige que las importaciones cumplan con un nivel de humedad que llega a la mitad del equivalente estadounidense. En Paraguay, las importaciones de carne vacuna estadounidense están prohibidas desde 2003 debido a la preocupación por el mal de la vaca loca.
A veces los acuerdos se pueden cerrar rápidamente. Un pacto con Jordania, que llevó 18 meses desde su lanzamiento hasta su implementación, fue el más veloz dentro del conjunto de datos de Freund y McDaniels.
Las investigadoras analizaron 20 acuerdos comerciales estadounidenses, la mayoría de los cuales pertenece al periodo posterior a la Guerra Fría, cuando tales convenios se convirtieron en la herramienta política predilecta.
Sin embargo, algunos de los acuerdos de los que habla Trump, como el que propone con el Reino Unido, presentarían desafíos que no tuvo el firmado con Jordania.
Para empezar, el Reino Unido está en proceso de dejar la Unión Europea. Eso llevará hasta 2019 por lo menos conforme al cronograma actual y, según las leyes de la UE, ninguna negociación comercial puede tener lugar hasta que ese proceso esté terminado. Y entonces comenzará la verdadera discusión.
Renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte también será problemático, aunque se podrían evitar algunas de las trabas que presentan los acuerdos nuevos porque Trump ya tiene un tratado en el que basar las negociaciones.
Trump tiene una ventaja para acelerar el proceso: está empeñado en firmar acuerdos bilaterales y no multilaterales. La puesta en vigencia de acuerdos entre dos países lleva menos tiempo, según Andrew Rose, profesor de la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California, Berkeley.
Otro consejo para Trump surge de la investigación de Freund y McDaniels: firmar tratados con monarcas. Tres de los cuatro tratados más veloces del estudio se firmaron con países gobernados por reyes que tenían el poder de eliminar la burocracia.