Enviar
Tropas de EE.UU. saldrán de Afganistán en 2011
Presidente estadounidense ordena que 30 mil soldados más se unan a la guerra contra Al Qaeda

Washington
EFE

La nueva estrategia que anunció ayer para Afganistán Barack Obama, presidente de Estados Unidos, prevé el envío de 30 mil soldados adicionales en seis meses y el comienzo de la retirada para 2011, aunque deja abierto su final.
Obama explicó ayer su esperada nueva estrategia para la guerra en el país asiático en un discurso en la prestigiosa academia militar de West Point a partir de las 20.00 horas locales (01.00 GMT del miércoles).
Según apuntaron ayer altos funcionarios que hablaron bajo la condición del anonimato, puesto que la estrategia aún no se había anunciado, la meta de la nueva estrategia es “desmantelar y derrotar a la red terrorista Al Qaeda e impedir su retorno a Afganistán”.
Para ello, Obama ordenará el envío de 30 mil soldados adicionales en el plazo de seis meses, un ritmo mucho más rápido del que se manejaba hasta ahora y que contemplaba el despliegue a lo largo de un año.
Con ello se pretende acelerar el adiestramiento de las fuerzas afganas de modo que puedan hacerse cargo de la seguridad de su país para 2011, la fecha en la que, según anunciará esta noche el presidente, las tropas estadounidenses empezarán a retirarse del país asiático.
Con esta medida, Obama quiere señalar a los estadounidenses, cada vez más desencantados con esta guerra y su coste humano y económico, que la permanencia de las tropas no tiene “carácter ilimitado”, destacaron los altos funcionarios.
No obstante, lo que Obama no haría, subrayaron, es anunciar una fecha para completar la salida o el ritmo con que se llevará a cabo la retirada.
Ello, precisaron las fuentes, vendrá determinado por “las condiciones sobre el terreno”.
Los refuerzos se sumarán a los cerca de 68 mil soldados de Estados Unidos y a los cerca de 30 mil de otras nacionalidades ya desplegados en Afganistán.
Estas tropas se concentrarán en intensificar el adiestramiento de las fuerzas afganas y en enfrentarse a los talibán en el sur y el este del país para asegurar las áreas pobladas y neutralizar el impulso que esa insurgencia ha adquirido en los últimos años.
Con ello se busca que las fuerzas afganas estén en condiciones de enfrentarse ellas mismas a los talibán e impedir que ese movimiento pueda derrocar al Gobierno legítimo del país.
Estados Unidos, subrayaron los altos funcionarios, espera que los países aliados también aumenten sus contribuciones.
En este sentido, recordaron que Obama ha estado en contacto con varios líderes internacionales a lo largo de las últimas 48 horas.
Expresaron su optimismo porque en la reunión ministerial de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que comenzará en Bruselas a finales de esta semana el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, “contará con indicaciones positivas sobre mayores contribuciones de tropas” de los aliados.
No obstante, no quisieron confirmar las informaciones de que Washington había solicitado refuerzos a sus aliados en torno a los 10 mil soldados e indicaron que será la OTAN la que anuncie los posibles refuerzos.
Cuando Obama llegó a la Casa Blanca el pasado enero, el contingente estadounidense estaba compuesto por cerca de 35 mil soldados, que a partir de febrero doblaron su número.
Ver comentarios