Triunfo, sufrido y polémico
Enviar

Triunfo, sufrido y polémico

En la agonía del partido Alajuelense amarró el liderato desde el punto de penal.

Con mucho sufrimiento, un desgaste del más alto nivel y por supuesto la polémica, la Liga Deportiva Alajuelense venció 1 a 0 a Belén, conservó el liderato y se apresta para jugar el domingo el clásico.
Los manudos son los líderes, pero no es un líder contundente, sólido, que imponga respeto, ni siquiera en su cancha, donde debió esperar hasta el minuto 90 para asegurar los tres puntos.
Y todo fue obra de su mejor elemento y eso que solamente jugó 45 minutos, pero sin duda la presencia de Cristian Oviedo fue la que marcó la diferencia, entre un cuadro malo en la primera mitad y uno regular en la complementaria.
Pues así las cosas, bien merecido tuvo Oviedo ser el encargado de ejecutar el penal que al final dio los tres puntos. Criterio aparte, el volante ratifica que se puede hacer un golazo desde el punto penal.
Y es que en la primera parte Belén fue mucho más, eliminó a la Liga por completo, se posicionó mejor en el terreno de juego, marcó fuerte en la media cancha y a partir de allí llevo los hilos del partido, eso sí, sin inquietar a Patrick Pemberton, ya que todos los remates, que fueron muchos, salieron desviados.
Alajuelense no pudo soltarse de las amarras, nadie se hizo con la pelota, Pablo Gabas y Alvaro Sánchez estaban muy lejos de Anderson Andrade, Allen Guevara no llegó al partido, por lo que en ningún momento tan siquiera pudieron acercarse al novel portero Guillermo Moreira, quien ni sudó.
Oscar Ramírez leyó bien el juego, se dio cuenta de que le tenían controlada la media cancha y que Erick Marín, Carlos Clark y Ricardo Blanco se estaban dando un festín.
Por eso ordenó brincarse esa zona y apostó al pelotazo, para de esa manera meter en su cancha a Belén, quitarle el balón, para lo que fue determinante el ingreso de Oviedo.
Y Cristian, con tan solo un minuto en la grama, obligó a Moreira a una parada espectacular al rematar desde fuera del área en el primer aviso. A partir de ese instante el partido fue manudo.
Pero no con un buen fútbol, menos con espectáculo, sino con fuerza y entrega, para meter a Belén en su zona, de la que pudo salir pasados los 70 minutos, hasta ese instante ileso.
El empate era inminente, Alajuelense dominaba pero sin verdaderas opciones de marcar, hasta que en la recta final la polémica pidió campo para ensuciar un partido parejo.
Andrés Alpízar al 84 pudo señalar una falta de José Chang sobre Alejandro Aguilar que fue clara, pero no la vio o no lo consideró así. En ese instante perdió el partido, que había llevado bien.
Y eso se agravó porque tres minutos más tarde, pito penal por una mano de Ariel Santana, no tan clara como el penal anterior, pero que en su interpretación lo ameritaba.
Tres minutos de reclamo, la pelota la tomó Cristian Oviedo, ejecutó el penal con clase, anotó y le dio a la Liga no solo el triunfo, sino el liderato de cara al clásico del domingo.

Cristian Williams
[email protected]

Ver comentarios