Enviar
Triunfo con desperdicio
Alajuelense gana en partido en que botar opciones de gol estuvo a la orden del día

¿Que la Liga no crea acciones de gol? A quiénes mantenían esa teoría, ayer Alajuelense los dejó callados porque jugando sin un solo delantero, creó más opciones de gol juntas que en la suma de muchos partidos atrás.
Sí, los rojinegros ganaron 2 a 1 y quien no vio el juego, no se imagina la cantidad de acciones de gol, que no solo los manudos, sino los guapileños, desperdiciaron en este juego.
Alajuelense presentó puros volantes, el que llegara al área sería el delantero designado y el asunto le resultó a Oscar Ramírez. La Liga se mostró dinámica y con claridad en ofensiva, el partido fue de los que gustan, con muchas emociones, y Alvaro Sánchez se jugó un partidazo, demostrando que cuando no es individualista, se convierte en el facilitador ofensivo de su equipo.
Diego Calvo, que botó todas las fáciles e hizo la más dificil, empezó el concierto del desperdicio con un cabezazo al minuto 13; después Dexter devuelve mal a un rival que no aprovecha, Gabas remata de cabeza por encima, a Juan Gabriel Guzmán le queda de frente al marco y la pega mal, Gabas teje para Sánchez, taquito para Calvo, ¡Qué jugadón!, pero Diego la pega horrible, por encima del horizontal.
Santos no se quedó atrás. No llegaron al Morera a encerrarse, sino a jugar, ¡bien por ellos!, Roberto Porras, al 27’ saca un balazo con dirección a la red rojinegra, Dexter Lewis vuela, la toca, la salva porque la pelota se estrella en el horizontal.
A la jugada siguiente llegó el gol de la Liga, cuando Meneses se encuentra fuera del área un balón rebotado por la defensa visitante y saca una línea que se va besando el césped y se clava a la derecha de Minor Alvarez.
Un mal despeje de Dexter y un error monumental de Elías Palma pusieron el gol del empate en los pies de Santos, pero los desaprovecharon, principalmente esa segunda opción cuando Sequeira llegó solo frente a Lewis y botó lo imposible de botar... ¿Cómo habrá hecho?
En la complementaria siguió el festival. Sánchez encuentra la zurda de Gabas, pero la zurda de Gabas no encuentra el marco; luego Juan Diego Madrigal estremece el horizontal de Lewis, y así hasta que llega el minuto 66’, cuando en una acción difícil, comparada con las que había tenido, Calvo se quita a un rival y anota el segundo gol Alajuelense.
Después de eso, solo destacable la salida de Alvaro Sánchez, que nunca entendimos. ¿Lo quería descansar Ramírez? Esa es la única respuesta lógica.
Víquez, con un golazo, descontó al 88’ y Oscar y los liguistas terminaron comiéndose las uñas, innecesariamente. Falta de definición, he ahí la debilidad del fútbol tico.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios