María Luisa Avila

Enviar
Viernes 2 Diciembre, 2011


Tricotomía

Nunca estaré de acuerdo con las huelgas en el sector salud, los pacientes que requieren nuestra atención, no deben ser las víctimas inocentes de los conflictos gremio-patrono. Sin embargo, considero que no toda la información se ha dado y ha ocurrido tergiversación de los hechos.
Para formarme una opinión y transmitirla a ustedes, he hablado con los colegas anestesiólogos y esto es lo que me ha quedado claro:
1. Los colegas no piden aumento salarial del 5% como se ha mencionado.
2. Piden que se honre y se cumpla el convenio adquirido en julio de 2009, por parte de la Caja con los anestesiólogos, firmado por la ex gerente médica, con el Colegio de Médicos como testigo de honor. Al parecer la Presidencia Ejecutiva de la Caja, lo da por terminado en mayo de 2011, estando aún vigente y sin cumplir del todo por una de las partes.
3. Este convenio tenía lo siguiente: Aumentar el número de anestesiólogos a nivel nacional, los colegas lo cumplieron a enero 2011. Plan estratégico de cobertura nacional de anestesiólogos, se cumplió. Someterse, los anestesiólogos, a un estudio de salud ocupacional, se hizo el año pasado y el resultado evidenció que los colegas no gozan de buena salud. La Caja se comprometía, una vez cumplido lo anterior, a mejorar las condiciones físico sanitarias de los quirófanos —como exministra de Salud que giró múltiples órdenes sanitarias me consta que el estado de estos es paupérrimo— y las vacaciones profilácticas, es aquí donde la Caja queda mal, se da el paro y todo el movimiento posterior.
Es una pésima estrategia, que genera un mal precedente el despido de los colegas, hoy se empieza con nosotros, mañana se podría continuar con cualquiera que se manifieste por esta vía. No es factible como medida de inmediato plazo traer especialistas de otros países, ya que primero deben ser acreditados por el Colegio de Médicos que por ley tiene esa potestad. Pero me parece inoportuno, hacer un llamado a paro y a huelga, sin antes haber agotado todas las vías legales como el Ministerio de Trabajo, la Defensoría de los Habitantes o los Tribunales de Justicia. Sobre todo porque la misma Sala IV en 2008 se había pronunciado de manera muy clara al respecto.
Este conflicto debe dirimirse lo antes posible por el bien de los pacientes y los asegurados, me parece que la Defensoría de los Habitantes podría ser un excelente mediador y conciliador entre las partes. Los asegurados merecen que se les opere en quirófanos que no representen un riesgo, por profesionales descansados, alertas y en las mejores condiciones de salud posibles.
Este es un buen momento para hacer un vehemente llamado a la cordura, al diálogo y a que las partes se pongan de acuerdo, tienen una responsabilidad compartida en el conflicto. Los pacientes no deben ser perjudicados.
Como médica me solidarizo con los colegas, pero mi deber primero es con el paciente y no me sumaré al movimiento de huelga. Espero que a la publicación de esta columna el problema esté resuelto.

María Luisa Avila