Enviar
Tributo a la tradición oriental

• Juntos por primera vez, Jackie Chan y Jet Li amenizan una colorida mezcla de aventura y fantasía

“El reino prohibido”
(The Forbidden Kingdom)
Dirección: Rob Minkoff. Reparto: Jackie Chan, Jet Li, Michael Angarano, Yifei Liu.
Duración: 1.53. Origen: China-EE.UU. 2008. Calificación: 6.

Trabajando por separado, Jackie Chan y Jet Li se han convertido en los máximos divos del cine asiático. Juntos por primera vez, ellos amenizan una suntuosa coproducción chino-estadounidense, que hará el deleite de los colegiales. “El reino prohibido” es una colorida mezcla de aventura y fantasía, concebida como un tributo a la tradición del cine de acción oriental, con énfasis en los filmes de artes marciales realizados en Hong Kong desde los años 60.
El protagonista Jason (encarnado sin convicción por Michael Angarano), es un joven amante de aquellas películas. Criado en Boston, él sufre los abusos de algunos pandilleros. Cuando está a punto de recibir una paliza, un anciano chino le entrega un báculo mágico, que lo trasporta a otro lugar y otra época.
Ahora, Jason debe devolver la reliquia a su legítimo propietario, el Rey Mono, quien es víctima de un hechizo lanzado por un malvado caudillo. En su misión, Jason es acompañado por dos individuos carismáticos: un monje silencioso y un guerrero alcohólico, quienes se disputan el derecho de entrenarlo.
La intención de rendir homenaje a los clásicos del kung-fu, está clara desde la preciosa secuencia de los créditos iniciales, integrada por imágenes de antiguos afiches. Aquí se reconoce a Bruce Lee, Wang Yu, Shih Szu y otros exponentes legendarios del género. Toda la narración está repleta de referencias: hay una villana idéntica a la figura central de “La novia con el cabello blanco” (1993, también conocida como “La guerrera siniestra”); mientras que el mismo Jackie Chan retoma el rol que le dio la fama en “El maestro borrachín” (1978). Así mismo, cuando un personaje reta a otro, diciéndole “Venga y beba conmigo”, está citando el título de un inolvidable clásico, dirigido por King Hu en 1966.
Más allá de los guiños cinéfilos, la trama deja mucho, pero mucho que desear, pues recicla de manera pedestre elementos de “Karate Kid” (1984) y “Las crónicas de Narnia” (2005). Todo lo que se observa en pantalla, está bien presentado y terriblemente predecible, empezando por la esperada pelea entre Chan y Li. Lo que sí vale la pena destacar, es la calidad técnico-formal de la cinta, su pulida fotografía y en particular, sus esmeradas coreografías, a cargo del veterano maestro Yuen Woo-ping.
Con su presencia magnética y extraordinaria destreza acrobática, los dos intérpretes principales cumplen, a pesar de sus limitaciones histriónicas y acentos incomprensibles. No obstante sus múltiples defectos e ingenuidades, “El reino prohibido” concreta un aceptable pasatiempo juvenil, dinámico y ameno.
Ver comentarios