Enviar
Tribunal de Ecuador ratifica condena contra petrolera Chevron

La Corte de Justicia de la provincia de Sucumbíos, en el noreste de Ecuador, ratificó ayer en segunda instancia la sentencia contra la petrolera estadounidense Chevron, condenada a pagar una millonaria indemnización por daños ambientales en la Amazonía.
La Sala Única de la Corte de Sucumbíos presentó ayer su fallo, que ratifica la sentencia emitida el 14 de febrero del año pasado, cuando un tribunal menor condenó a Chevron a pagar $8.200 millones por los daños ambientales, más un 10% por concepto de reparación.
Sin embargo, la cuantía podría duplicarse a $18.000 millones si la petrolera no se disculpa.
Una fuente del Frente de Defensa de la Amazonía, que auspicia a colonos e indígenas demandantes, señaló que la sentencia ratifica la "culpabilidad" por el daño ambiental ocasionado entre 1964 y 1990 por Texaco, una compañía posteriormente adquirida por Chevron.
Asimismo, indicó que a la petrolera le quedaría una nueva instancia, en la Corte Nacional de Justicia, donde podría presentar un recurso de casación, aunque para hacerlo deberá depositar el 1% del monto de la condena.
Chevron ha calificado de "ilegítimo" el fallo en su contra y ha presentado alegatos de supuesto "fraude" en el juicio que lleva más de 17 años de duración, primero en instancias judiciales estadounidenses y luego en la corte ecuatoriana.
De su lado, Luis Yanza, coordinador ejecutivo de la Asamblea de Afectados por Texaco, aseguró en un comunicado que con el fallo de ayer "se confirma y se ratifica que la compañía contaminó y afectó a la Amazonía".
"Este es un paso más para señalar al culpable y luchar porque se remedie el daño. Claro está decir que ningún monto alcanzará para reparar todo el crimen que hicieron en nuestra zona ni revivir a los cientos de muertos", subrayó Yanza.
Al enterarse del fallo, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo que se alegraba por la sentencia ya que, a su juicio, es evidente el daño ambiental imputado a la petrolera.
"Creo que se ha hecho justicia, es innegable el daño que hizo Chevron en la Amazonía", añadió Correa que comparó al juicio como una "lucha de David contra Goliat".
Agregó que si el fallo es de segunda instancia, entonces podría suponer una victoria de los demandantes, ya que a la petrolera sólo le quedaría un recurso de casación, que se presenta cuando se suponen infringidas leyes o doctrina legal, o quebrantada alguna garantía esencial del procedimiento.
Un perito designado por el tribunal de primera instancia había estimado el costo de limpieza y compensación por los daños en $27.000 millones, pero Chevron mantiene que ese informe no fue independiente, sino realizado en colaboración con los demandantes.
Chevron argumenta, además, que en 1990 alcanzó un acuerdo con el Gobierno de Ecuador que le exoneraba a responsabilidades medioambientales futuras, situación que, según los demandantes, no influye en un juicio privado.
Además, la petrolera ha denunciado a los abogados de los demandantes por supuesta falsificación de datos y de presionar a peritos científicos para encontrar contaminación donde no existía.
Chevron no tiene activos en Ecuador que puedan ser incautados para el cumplimiento de la sentencia, pero los demandantes podrían iniciar procesos en terceros países donde la empresa sí tiene operaciones para intentar cobrar la indemnización.
De este caso incluso se ha hablado en la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, que por otra causa ordenó recientemente a Ecuador pagar $96 millones a la petrolera, lo que también fue apelada a fines de agosto por el Gobierno ecuatoriano.
Los abogados de los demandantes, que niegan las presunciones de la petrolera, han acusado a Chevron de usar su poder para tratar de impedir el fallo en su contra.

Quito/EFE

Ver comentarios