Enviar
Tres edificios patrimoniales recobraron su esplendor
Centro de Patrimonio invirtió ¢131 millones para la restauración de los inmuebles

Tres edificios patrimoniales, dos ubicados en pleno corazón de la capital y otro en Escazú, muestran sus rasgos antiguos con nuevos bríos desde esta semana.
Se trata de la Casa Jiménez de la Guardia y el Edificio Maroy, en San José, y la Casa López Montoya en el centro de Escazú, que fueron construidos en el siglo XIX y los cuales atravesaron un proceso de restauración.
Los trabajos estuvieron a cargo del Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura, y tuvieron una inversión de ¢131 millones.
La restauración de la Casa Jiménez de la Guardia consistió principalmente en fachadas, cubiertas, carpintería fina de fachadas, hierro forjado y un sistema de seguridad de verjas para todas las ventanas del primer nivel del inmueble.
Además se le hicieron trabajos en aceras así como en los muros del antejardín.
El edificio Maroy, por su parte, se ubica al lado de la Casa Jiménez de la Guardia, y en este se cambió también la cubierta en su totalidad, porque fue robada.
Ese espacio ocupó el periódico La Información, pero fue destruido en un incendio en 1919, y reconstruido e inaugurado con su nombre actual, en 1921.
La mayor inversión de los trabajos se hizo en esos inmuebles josefinos, en los cuales se gastaron ¢100 millones, según confirmó el Centro de Patrimonio.
Los trabajos en el tercer inmueble, la Casa López Montoya en Escazú, demandaron una inversión de ¢31 millones y se prolongaron por seis semanas aproximadamente.
Las obras en la casa consistieron “en sustituir la solera de la casa, porque estaba podrida, esta pieza consiste en una biga de madera, que circunda todo el perímetro de la pared, y permite amarrar las paredes para que no se abran”, explicó Adrián Vindas, director a.i. del Centro de Patrimonio.
El Ministerio de Cultura entregó las tres obras terminadas entre ayer y el miércoles anterior.

Carolina Barrantes
[email protected]
Ver comentarios