Tren eléctrico interurbano rodaría en 2020
Una alianza con el sector privado, ayudará al Gobierno a conseguir los recursos que hacen para financiar la puesta en operación del tren eléctrico metropolitano, asevera Guillermo Santana, presidente del Incofer. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606081929570.rec-9.gif
En unos cuatro años el Tren Eléctrico Interurbano en la Gran Área Metropolitana, operaría entre la Sabana y Cartago en su primera fase para un recorrido superior a los 20 kilómetros.
Esa es la meta que se ha puesto el Gobierno, tras la aprobación de la ley de fortalecimiento del Incofer en segundo debate esta semana.
La ley permitirá al Incofer hacer contrataciones expeditas a la hora de licitar y desarrollar sus proyectos, por lo que en principio la burocracia no sería un impedimento para que los usuarios cuenten con una opción de transporte moderno, ágil y ecológico en el corto plazo.
Para financiar el plan, la normativa permitirá al Incofer endeudarse hasta por el 40% del valor de sus activos, por lo que podría obtener unos $400 millones en préstamos, mientras que el resto de los $800 millones que se requieren para impulsar el tren eléctrico, tendrán que venir necesariamente de una alianza con el sector privado, dijo Guillermo Santana, presidente del Incofer.
Bajo este modelo de desarrollo, el Estado es dueño de la infraestructura, mientras que la empresa provee la operación del servicio, y el mantenimiento de las vías y los trenes por un plazo de unos 30 años. Ese es el caso de la ruta entre Valparaíso y Viña del Mar en Chile, que es de unos 50 kilómetros y que en principio, sería el modelo de inversión que copiaríamos.
Se espera que en mayo de 2017 estén listos los estudios de factibilidad y el contrato de licitación.
El Tren Eléctrico Interurbano conectará la Gran Área Metropolitana en las provincias de Alajuela, Heredia, San José y Cartago.
Paralelamente, se colocarían paradas de bus cercanas a las del tren, dentro de un concepto integral de manejo del transporte público, logrando una menor saturación de las vías. En este concepto, también habrá paradas de taxis cercanas en algunos puntos.
En principio se espera que el tren recorra unos 48 kilómetros entre Paraíso de Cartago y el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría.
En estos momentos, el Banco Centroamericano de Integración Económica trabaja en la realización de un estudio de prefactibilidad del proyecto, el cual estaría listo en unos seis meses.
“Pronto tendremos una ruta más clara de que lo se hará; sin embargo, de antemano sabemos que debemos cambiar la tecnología ferroviaria, para hacerla más amplia, dar mayor capacidad y más velocidad a los trenes”, dijo Santana.
El proyecto que se plantea incluirá varios viaductos, por lo que no habrá peligro de choques, ni de aumentar la afectación de las presas.
Aunque el proyecto es caro, el gobierno confía en que no le costará conseguir oferentes que deseen invertir, ya que anualmente unos 4 millones de usuarios utilizan este medio de transporte.
“Mejorar el transporte público es uno de los grandes retos nacionales. Este proyecto de ley es un gran paso, que impactará positivamente la calidad de vida de miles de costarricenses, quienes requieren nuevas y modernas opciones de movilización”, aseguró Marcela Guerrero, diputada del PAC y una de las propulsoras del proyecto.

Ver comentarios