Enviar
Meta para prestar servicio celular se mantendrá para 2009
Traspié en 3-G obligará al ICE a correr

• Nuevo retraso despierta inquietud en usuarios urgidos de tecnología de vanguardia
• Autoridades dan cuenta de estado de proyectos para mejorar conectividad

Eduardo Baldares
[email protected]

“Nos habían dicho que la tercera generación de telefonía celular la podríamos usar en 2008 y todavía estamos esperándola. La conexión a Internet mediante móviles 2-G es demasiado deficiente”.
Esta fue la queja de Jui Yang Wong, uno de los tantos ejecutivos del país urgidos de servicios de alto nivel en telecomunicaciones, quien tenía la fe de que la calidad del servicio mejoraría con la entrada de la tercera generación (3-G).
El escepticismo de Wong se podría acrecentar tras el revés sufrido por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) este lunes, cuando la Contraloría General de la República rechazó el contrato con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para alquilar la red telefónica de alta tecnología por $225 millones.
Empero, en el Instituto mantienen la meta de implementar la telefonía 3-G para el primer trimestre del año entrante, y en la Contraloría se comprometieron a colaborar en la agilización de los estudios que haya que hacer. En ambas entidades consideran que el problema es “solucionable” y aseguran se apurarán para ver si es posible poner en marcha el servicio 3-G con apoyo del BCIE en el plazo estipulado.
El ente contralor detectó anomalías en el clausulado, puesto que “no cumplía con las caracte
rísticas que se piden en un modelo de arrendamiento operativo (…) No quedó claro cómo el alquiler de equipos iba a funcionar en este esquema, y en este tipo de proyectos donde están en juego sumas tan importantes, tiene que estar muy bien establecido con qué recursos y cómo se asumiría su puesta en marcha”, detalló Carlos Arguedas, gerente de la división de Contratación Administrativa de la Contraloría.
Arguedas instó al ICE a analizar bien en qué se falló, para corregir o replantear a la mayor brevedad, “porque entendemos que es un tema urgente para el país y se puede solucionar”.
La intención del ente contralor es agilizar los trámites, “al punto que resolvimos en 1
5 días cuando teníamos 30 como límite. Ahora queda en manos del ICE, para que lo analicen bien y nos lo vuelvan a enviar, a ver si ahora sí se puede refrendar”, adujo Arguedas.
En el Ins
tituto prometen reaccionar acorde con el sentido de urgencia que experimentan Wong y muchos usuarios ansiosos de contar con telecomunicaciones más modernas.
“Así como la Contraloría resolvió rápidamente este asunto, nosotros vamos a
responder con igual agilidad y prontitud, porque a todos nos une el interés de contar con la red de tercera generación dentro de la programación prevista. Ahora se va a evaluar cuál es el trámite adicional que hay que hacer en clarificación o ajuste del contrato previo”, esgrimió el vocero Elberth Durán.
Pero la telefonía no es el único aspecto en el que se considera hay un rezago, pues prevalecen cuestionamientos acerca del acceso inalámbrico a Internet.
“Es innegable que hay un rezago, pero me parece que actualmente el ICE está haciendo un esfuerzo por ponerse al día”, consideró Alexander Mora, presidente de la Cámara de Tecnologías de Infor
mación y Comunicación (Camtic).
“El proyecto de Internet inalámbrico por medio de Wi-Max es tan fundamental como la puesta en funcionamiento de la telefonía de tercera generación, porque con ambos se establecería la plataforma necesaria para masificar un buen acceso a la red, lo que se vendría a complementar con las modalidades de prepago”, finalizó.







































Ver comentarios