Tras los estragos del rublo, Rusia vende autos que no fabrica
Los principales destinos de los autos exportados por Rusia entre enero y mayo fueron Alemania, China y Estados Unidos. Bloomberg/La República
Enviar


El derrumbe del petróleo sacudió lo suficiente al rublo como para enviar un flujo constante de autos de lujo desde Rusia a Alemania, China y Estados Unidos, y tan solo las ventas de Land Rovers se quintuplicaron. ¿Un caso de libro sobre cómo Rusia encontró refugio de la tormenta económica?
Sí, pero con una excepción: el país no fabricó ninguno de esos autos. Aprovechando las disparidades cambiarias, los rusos hicieron dinero rápido reexportando los vehículos, que se volvieron tan baratos en términos de rublos que revenderlos –a veces al mismo país que los fabricó– se convirtió en una forma de obtener una ganancia.
“Gracias a la depreciación del rublo, los precios de los autos vendidos en Rusia resultaron más baratos que en mercados extranjeros”, dijo Andrey Tomyshev, jefe del grupo de automotores en la Comunidad de Estados Independientes en Ernst & Young de Moscú.
“La diferencia de precio entre Rusia y otros países hizo que reexportar autos desde Rusia fuera lucrativo”, agregó.
A la mitad del valor que tenía hace tres años, un rublo más flexible ha ayudado a desviar el impacto del peor colapso del petróleo en una generación, escudando el presupuesto y fomentando sectores desde la agricultura hasta los productos químicos. Lo que no ha hecho es encender la chispa de la recuperación industrial ni revertir la más pronunciada caída de la demanda interna durante el gobierno del presidente Vladimir Putin.
El trimestre pasado, Rusia no mostró signo alguno de emerger de la recesión, que ya va camino de ser la más larga en dos décadas.
La gestión de la moneda fue motivo de desacuerdo entre el banco central y algunos funcionarios del gobierno.
El asistente económico de Putin, Andrey Belousov, dijo que la fortaleza de la moneda rusa respecto de los precios del petróleo pone en peligro el presupuesto y la competitividad de las compañías locales.
El Banco de Rusia respondió diciendo que no va a influir sobre el tipo de cambio y que sigue comprometido con su política de libre flotación, adoptada a fines de 2014.
El debate por el rublo se intensificó después que la moneda enfrentó una declinación de más de 10% del crudo Brent este mes, perdiendo cerca de 3% en el mismo período. El rublo se apreció casi 12% contra el dólar este año luego de una caída de 20% en 2015.

Ver comentarios