Enviar
Tras los hijos de viento

Llega el atletismo y se esperan unos 100 metros planos históricos

Luis Rojas
[email protected]

La prueba durará menos de diez segundos, pero se hablará de ella días, semanas, hasta meses y, por qué no, años.
Sí, son los 100 metros planos —uno de los platos fuertes del atletismo— que arriban desde hoy a los Juegos Olímpicos y son los únicos que pueden rivalizar con la popularidad diaria que acumula el super Michael Phelps.
¿Quién será el más rápido? ¿Usain Bolt, Asafa Powell o Tyson Gay? Los tres atletas más veloces de la historia resolverán el problema en nueve segundos y centésimas.
Bolt impuso el nuevo récord mundial en mayo pasado en Nueva York en 9s72c. Podría darse el oxígeno que necesita a una prueba que se ha ensuciado con el doping, luego de que el campeón de Atenas 2004 Justin Gatlin fue sancionado por dopaje, un mal que viene desde muy atrás con Ben Johnson y más reciente Marion Jones, además del escándalo de los griegos Ekaterini Thanou y Kostas Kenteris, en Atenas 2004.
Todos sueñan con finales emocionantes, como la de hace 20 años en Seúl entre Johnson y Carl Lewis; eso sí, limpias. Sobre Bolt (plusmarquista mundial), Powell (su antecesor) y Gay (campeón del mundo) recaerá la responsabilidad de dar al mundo, al fin, un campeón “limpio”.
Pero el atletismo no se detendrá en los 100, porque en China, la locura será el próximo 21 de agosto cuando Liu Xiang tendrá el compromiso de satisfacer con una medalla dorada a 1.300 millones de chinos en la final de los 110 metros vallas, algo que el cubano Dayron Robles tratará de evitar a toda costa. El isleño, el pasado 12 de junio impuso un nuevo registro mundial en esta prueba, 12s87c.
En 400 metros, la prueba en la que esperamos un buen accionar de nuestro compatriota Nery Brenes; al campeón olímpico y mundial, el estadounidense Jeremy Wariner, le ha salido un adversario de cuidado este año, su compatriota LaShawn Merrit que lo ha batido dos veces, aunque los últimos enfrentamientos se han decantado del lado del campeón.
Las pruebas de fondo pondrán en acción a sus grandes figuras africanas. El etíope Kenenisa Bekele defenderá su corona en 10 mil metros en presencia de su maestro Haile Gebreselassie, plusmarquista mundial de maratón que en Pekín se inclinó por la distancia más corta para minimizar los efectos de la polución y, sobre todo, guardar fuerzas para un lucrativo maratón en otoño.



La reina Isinbáyeva

La competición femenina tiene una sola reina: Yelena Isinbáyeva, que el 30 de julio pasado batió en Montecarlo su récord mundial número 23 de pértiga con un salto de 5,04 metros. Si el atletismo arroja algún récord mundial en Pekín, la primera candidata es Isinbáyeva, y solo en segundo lugar la croata Blanka Vlasic, que lleva dos años intentándolo en salto de altura.
En 800 metros está la adolescente keniana Pamela Jelimo, autora de tres récords mundiales júnior desde mayo. Invicta en ocho carreras, aporta la segunda mejor marca del año (1:54.97) pero la más rápida de la campaña, la rusa Yelena Soboleva (1:54.85) fue suspendida, junto a otras seis compatriotas, por fraude en controles de dopaje.


Medallero
País Oro Plata Bronce Total
1. China 22 8 5 35
2. Estados Unidos 10 9 15 34
3. Alemania 7 2 3 12
4. Corea del Sur 6 7 3 16
5. Italia 6 4 3 13
6. Australia 5 4 7 16
7. Japón 5 3 3 11
8. Rusia 3 8 3 14
9. Francia 2 7 6 15
10. Reino Unido 2 2 3 7
11. Rep. Checa 2 1 0 3
12. Georgia 2 0 1 3
13. Cuba 1 3 2 6
14. Holanda 1 2 4 7
15 . Corea del Norte 1 2 4 7
16. Azerbaiyán 1 2 1 4
17. Rumanía 1 1 2 4
18. Mongolia 1 1 0 2
19. Eslovaquia 1 1 0 2
20. Ucrania 1 0 4 5
21. Suiza 1 0 3 4
22. España 1 0 1 2
23. Finlandia 1 0 1 2
24. India 1 0 0 1
25. Tailandia 1 0 0 1

Ver comentarios