Enviar
Vehículos circularon sin presas por la carretera Bernardo Soto

Tránsito fue fluido al cierre de Semana Santa

En total se presentaron 34 muertes violentas durante el periodo festivo

Israel Aragón y Efe
[email protected]
A pesar de la gran cantidad de vehículos que ingresaron ayer al corazón del área metropolitana, procedentes de centros vacacionales, la circulación por las distintas carreteras se mostró fluida.
Un equipo de cerca de 60 oficiales de tránsito improvisó carriles extra para las vías de entrada a la capital y realizó operativos durante todo el día y parte de la noche en procura de evitar embotellamientos provocados por el exceso de vehículos.
De acuerdo con la oficina de comunicaciones de Tránsito, las filas de autos fueron la constante toda la tarde de ayer en carreteras como la Bernardo Soto, sin embargo, en estas la circulación siempre fue continua.
De acuerdo con el funcionario, quien prefirió no dar su nombre por no encontrarse el encargado de turno, indicó que gran parte de los vacacionistas regresaron el sábado, e incluso que el tránsito de vehículos de ese día había sido superior al de ayer en horas de la tarde.
En la intersección del aeropuerto Juan Santamaría, donde tradicionalmente se forman los principales embotellamientos al estrecharse varias de las vías, los carros circulaban despacio pero sin detenerse en horas vespertinas.
En menos de 15 minutos era posible recorrer el trayecto entre los tanques de Recope, en el cruce de Manolos, y el aeropuerto.
El número de personas fallecidas durante la Semana Santa, por otra parte, alcanzó las 34 víctimas. Según el informe de la Cruz Roja, siete de ellas murieron a consecuencia de accidentes acuáticos y once en accidentes de tránsito.
El resto perdió la vida debido a agresiones o urgencias traumáticas.
Según las cifras al sábado por la noche, la Cruz Roja había trasladado a 78 personas en condición delicada y había realizado 49 rescates efectivos en carretera o centros de descanso.
Los sitios donde más personas debieron ser atendidas fueron las playas Hermosa y Esterillos, ambas en el Pacífico central.
Desde el Domingo de Ramos, inicio de la Semana Santa, las autoridades desplegaron un operativo para evitar tragedias, especialmente en carretera, que incluyeron unos 1.200 socorristas, cientos de policías y decenas de oficiales de tránsito.
Ver comentarios