Enviar
Jueves 26 Septiembre, 2013

Hay momentos y circunstancias en que las victorias empresariales solo se consiguen con transformaciones contundentes


Transformaciones en el mapa

No hay que ser erudito, ni esperar los anuncios de política monetaria de las autoridades económicas internacionales, para darse cuenta que la recuperación económica mundial ha sido mucho más lenta de lo que todos hubiésemos querido.
Los retos estratégicos son complejidad inherente al mundo de los negocios, pero se hacen mucho más evidentes y exigibles en épocas difíciles de los ciclos económicos.
Aunque toda regla tiene su excepción, históricamente se ha caracterizado a la raza humana como adversa al cambio. Aunque en función de dicha caracterización se recomendaba en el pasado que las empresas fueran ejecutando cambios sutiles que facilitaran la adaptación del personal de las empresas.
La nueva realidad de los negocios, principalmente de aquellos a quienes la crisis económica mundial los haya golpeado tan fuerte que esté amenazando su sobrevivencia, demanda que sus líderes transformen dramática y radicalmente la conducción estratégica del negocio.
No creo que haya recetas estándar, pero sí creo que el nuevo escenario económico demanda que cada modelo estratégico contemple cambios estructurales que involucren a las organizaciones como un todo.
Los cambios particulares han demostrado no ser suficientes para salvar a una empresa de la quiebra. La “nueva configuración” debe ser transparente, entendible y participativa para todos los miembros; al tiempo que debe garantizar flexibilidad, agilidad y capacidad de modificación ante nuevos cambios en las circunstancias y oportunidades de las empresas.
Aunque no siempre es clara, las finanzas, las posiciones en el mercado, los cambios coyunturales y estructurales de la economía siempre dan señales que permiten identificar la necesidad del cambio.
El mapeo de necesidades y diseño de rutas a seguir no es suficiente. Los líderes deben perfeccionar el porqué, el cómo y el qué incluirá su nueva estrategia de negocios, pero les recomiendo jamás dejar de considerar dos cosas: cómo ser efectivos en la implementación de dicha estrategia y cómo responder efectivamente a ese cambio de estrategia.
Fíjese que no le planteo un juego de palabras, solo pretendo que comprenda que si la transformación se hace bien, el efecto dominó será inminente y usted no deberá dejar de lado ningún detalle de cada “línea” en la nueva huella digital que imprima a su empresa.
El mayor reto de los líderes de hoy bien pudiera ser administrar estrategias y proyectos de largo plazo al tiempo que gestionamos y entregamos resultados de corto plazo. Por eso es clave entender los cambios que los retos económicos mundiales y locales plantean al ecosistema empresarial.
Hay decisiones y cambios que pueden esperar, pero hay otras que deben ser abordadas inteligente y oportunamente aunque eso implique desafiar la tan temida zona de confort del ser humano.
En su empresa siempre existirán colaboradores “no tan dispuestos a colaborar”. Hay retos que no deben esperar por nadie. Hay momentos y circunstancias en que las victorias empresariales solo se consiguen con transformaciones contundentes.

Alejandra Esquivel

[email protected]
Gerente GEFISA