Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Transeúntes, viajantes y migrantes cubanos (3)

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 16 diciembre, 2015


Felicitaciones al Gobierno y a la Cancillería que actuaron correcta, humanitaria y dignamente. El pueblo costarricense también ha respondido solidariamente
 

Pizarrón

Transeúntes, viajantes y migrantes cubanos
(3)


Los ciudadanos cubanos están saliendo legalmente de Cuba, como si fueran turistas, vía aérea, al Ecuador, por sus propios medios económicos y riesgos personales, como lo hace cualquier viajero.
Si de Cuba salen con la intención de no volver, porque su destino final es la llegada a Estados Unidos, es entendible que vendan sus pertenencias y que con esos ahorros hagan su periplo.
Si desde Ecuador tienen que desplazarse por tierra, a Estados Unidos, es lógico entender que existe una organización que se encarga de este transporte masivo de personas.
Hay que pasar las fronteras de Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica (Paso Canoas y Peñas Blancas), Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México. En cada uno de estos nueve países las dos fronteras limítrofes.
Hay que entender que esta organización no es humanitaria ni filantrópica. Es económica. Hay que pagarla. Hay que atender a los viajeros, transeúntes o migrantes, en cada país, con sitios de estadía, comida, de transporte terrestre, de frontera a frontera, con corrupción incluida en todo el trayecto, porque de los viajeros se van aprovechando los organizadores de estas travesías, en cada país, de manera mafiosa y criminal, no solo sacándoles todo el dinero que puedan por tramos, y por pagos de frontera, a modo de peajes, así como ultrajándoles y violando mujeres.
Esa marcha por el sueño americano se le convierte a la mayoría en una verdadera pesadilla, donde se les deshumaniza en el trato que reciben.
Desde hace muchos meses han venido pasando por el territorio nacional muchos grupos, de varios centenares de ciudadanos cubanos, que pasan los 1.000 mensuales, de una manera silenciosa, con la complicidad de autoridades de Migración, de los guarda-fronteras, probablemente de algunos padrinos cercanos a las esferas de gobiernos.
Si a 2 mil cubanos este viaje les cuesta entre $5 mil y $10 mil lo que se mueve por grupos, de este tamaño, es entre $10 millones y $20 millones por mes. Este es el negocio.
¿Qué es lo que ha pasado recientemente en Costa Rica? Que las actuales autoridades migratorias nacionales han parado este negocio con valor. Han atendido el problema, han tomado la decisión de dar visas de tránsito por siete días, lo que ha roto el negocio del coyotaje y las mafias locales e internacionales vinculadas a este transporte de personas, han procurado que se establezca un corredor humanitario hasta Estados Unidos, de todos los países involucrados, lo que rompe en cada país, y en cada frontera, la corrupción y las mafias y coyotes locales de esta movilización humana. Al menos, pareciera que en Costa Rica se frenó este negocio.
¿Qué es lo que pasa en la frontera de Peñas Blancas con Nicaragua? Que se rompió, con la posición de Costa Rica, el negocio económico y mafioso de las autoridades nicaragüenses, involucradas desde la frontera hasta las alturas del gobierno sandinista.
Al cerrarse el tubo, cerraron la frontera, para impedir que estos cubanos siguieran hacia Estados Unidos, como lo han hecho en meses anteriores, y tratar de crearnos un problema a nosotros, como país, y como comunidad nacional, obligándonos a la atención de estos miles de cubanos, tratando también de dañar la imagen del país.
Felicitaciones al Gobierno y a la Cancillería que han actuado correcta, humanitaria y dignamente. El pueblo costarricense también ha respondido solidariamente.

Vladimir de la Cruz