Enviar
Trampas del destino

• Aunque su desempeño histriónico es loable, Sandra Bullock se pierde en los laberintos de una trama incoherente

Premoniciones
(Premonition)
Dirección: Mennan Yapo. Reparto: Sandra Bullock, Julian McMahon, Shyann McClure, Nia Long. Duración: 1.50. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 5.


La carrera de Sandra Bullock es como una montaña rusa, repleta de marcados altibajos artísticos y comerciales. Pasando de lo ridículo a lo sublime y viceversa, ella ha demostrado su capacidad de incursionar en los ámbitos más diversos: comedia, melodrama, acción y hasta ciencia ficción.
En “Premoniciones”, Bullock pierde otra buena oportunidad para anotar un hito en grado de valorar su potencialidades. Aunque su desempeño histriónico es loable, la diva se pierde en los laberintos de una trama caótica e incoherente.
Ella encarna a Linda Hanson, ama de casa y madre de dos hijas. Su mundo se derrumba de repente, cuando un policía se presenta a la puerta de su casa, anunciando la muerte de su esposo Jim en un accidente de tránsito. Al día siguiente, ella descubre que su marido sigue con vida, como si la colisión nunca hubiese ocurrido.
Pudo tratarse de un sueño o una visión premonitoria; sin embargo, al otro día la mujer despierta y encuentra a todos sus familiares listos para acudir al entierro de Jim. Incapaz de entender qué está sucediendo, Linda se esfuerza por retomar el control de su existencia, mientras los saltos temporales continúan.
Con una insólita premisa, digna de la teleserie “La dimensión desconocida”, la primera mitad de la película genera un interés notable. El público se identifica por completo con el personaje central y trata en vano de descifrar lo que vendrá. Deparando una sorpresa tras otra, el desarrollo argumental impide detectar pistas inmediatas o pronosticar un posible desenlace.
No obstante, después de un rato comienza a aflorar un patrón; y es precisamente entonces cuando la cinta comienza a enredarse en sus propios hilos narrativos, oscilando peligrosamente entre situaciones pesadillescas y explicaciones poco convincentes. Estas culminan con la intervención de un sacerdote, que ofrece dudosas elucubraciones sobre fe, esperanza y el poder del amor.
En pantalla, de principio a fin, Bullock se la juega con sobriedad. No sobreactúa y otorga el justo espesor psicológico a una figura femenina que, a pesar de su escasa fuerza interior, busca evitar las trampas del destino, tomando las riendas de su propio futuro.
Lamentablemente, los válidos esfuerzos de Bullock son anulados por un guion que, tras un inicio intrigante, se torna irremediablemente contradictorio en su sección conclusiva. Los cuestionamientos metafísicos se esfuman, mientras la estructura dramática colapsa bajo el peso de sus propias complicaciones. El epílogo es particularmente decepcionante: no tiene el menor sentido y, en lugar de amarrar cabos sueltos, plantea preguntas adicionales que son destinadas a quedar sin respuesta.
Para Mennan Yapo, director alemán de origen turco, “Premoniciones” representa un mediocre debut en la industria de Hollywood. Yapo no posee un estilo original y se limita a relatar acontecimientos, sin enfatizar su carga implícita de misterio y suspenso. Aun así, y a pesar de la frustración ocasionada por un final incomprensible, nadie va a querer abandonar la sala antes de tiempo.
Ver comentarios