Enviar
1,5 millones de costarricenses viajaron a distintos destinos turísticos
Tradición religiosa continúa tras éxodo a playas
Descanso y celebración religiosa continúan formando parte de gustos de costarricenses
A pesar de que el sábado pasado se inició el éxodo de cerca de 1,5 millones vacacionistas rumbo a destinos diferentes de playa y montaña, muchos costarricenses prefieren quedarse en sus comunidades y formar parte de las actividades religiosas que organizan las más de 400 parroquias, filiales católicas e iglesias de otras denominaciones cristianas.
Para estos costarricenses la Semana Mayor, como se conoce la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, es toda una preparación de fiesta religiosa que involucra la comunidad y a la familia.
A pesar de que existe la sensación de que esta época es para aprovecharla en la playa, continúa sobreviviendo la tradición de la asistencia a misa, la preparación de menús típicos de la época; además las películas con temas religiosos en los diversos canales nacionales son muy gustadas.
Y es que la preparación de platillos criollos, comunes para esta fecha, es parte del folclor de la familia nacional durante la Semana Santa en Costa Rica. Empanadas de biscocho y el pan dulce casero adornan las mesas en esta época.
Pilar Barquero es vecina de la comunidad de Taras, en la provincia de Cartago, y a sus 70 años continúa despertándose a las 4 a.m. para iniciar la preparación de la repostería típica.
El Lunes Santo, el horno de barro, que se ubica en el patio de la casa de Pilar, se enciende antes de la salida del sol.
Lo que nos alegra es que durante el almuerzo y el café de la tarde podremos compartir con maíz crudo y biscocho, dijo la feligresa.
Muchos fieles forman parte de las actividades que organiza la Iglesia católica de la comunidad, tanto en procesiones, celebraciones eucarísticas y horas santas como en actividades teatrales, que relatan los principales pasajes del hijo de Dios antes de su crucifixión.
Claudio Gómez fue soldado romano durante 58 años en la Hermandad de Jesús de Nazaret en Cartago. Más que una tradición se trata de promesas y el cariño a la imagen de Jesús de Nazareth.
Me duele no salir este año. La edad no aleja las ganas de continuar formando parte en algo tan lindo como la Semana Santa, dijo el soldado retirado.
“Los jóvenes ven estos días como motivo para enfiestarse; es una fiesta pero religiosa”, señaló.
Y es que la gran cantidad de turistas en los distintos sitios turísticos hace que se dé una apatía y surge la preferencia a las actividades religiosas como una mejor opción.
“A mí no me gustan las playas, se vuelven un basurero. Prefiero disfrutar de las películas”, aseguró Karla Zavaleta, empleada de tienda.
Para las actividades religiosas, que arrancaron el Domingo de Ramos, la Iglesia católica hace un llamado para aprovechar para renovar la fe cristiana.
“Vivamos estos días especialmente en la institución de la eucaristía”, dijo monseñor Angel San Casimiro.

Cristian Leandro
[email protected]
Ver comentarios