Trabajar desde la casa puede causar un gran perjuicio al planeta
El consumo de energía hogareño aumenta un 20% cuando las personas trabajan donde viven. Bloomberg/La República
Enviar

 La próxima vez que su jefe trate de convencerlo o convencerla de los beneficios de trabajar desde su casa, piense un momento hasta qué punto podría estar contribuyendo a arruinar el planeta.
Cada vez son más las empresas que piden a sus empleados que trabajen a distancia en un intento de reducir los costos de alquileres de espacio de oficina y de aprovechar el crecimiento de la banda ancha superveloz, las teleconferencias y los teléfonos inteligentes.


Pero trabajar desde la cocina en realidad puede aumentar las emisiones de dióxido de carbono que provocan el calentamiento global, ya que quienes permanecen en su casa en general encienden el termostato.
El consumo de energía hogareño aumenta un 20% cuando las personas trabajan donde viven, según un estudio realizado por BT Group, el mayor proveedor de banda ancha del Reino Unido.
“La opinión general es que trabajar desde la casa siempre es bueno, pero las cosas nunca son tan simples como parecen”, dijo Paul Swift, consultor en Carbon Trust, un grupo de investigación con sede en Londres que asesora a compañías en materia de sustentabilidad.
“Se puede tener un edificio muy eficiente en una ciudad donde la gente camina o utiliza el transporte público. Si quienes trabajan desde su hogar encienden la calefacción en toda la casa, es negativo”.
Swift y su equipo confirmaron que trabajar desde la casa durante el invierno puede traer rápidamente aparejado un aumento de las emisiones.
Una sola hora de calefacción extra para la mayoría de los hogares elimina las emisiones ahorradas evitando un traslado hacia y desde el trabajo, fue la conclusión de Carbon Trust en un informe de 2014.
Únicamente los trabajadores a distancia que viven lejos de la oficina que de lo contrario tendrían que ir en auto al trabajo contribuyen a una reducción global de la contaminación.
Los empleados cuyo traslado en auto cotidiano alcanza un mínimo de 11 kilómetros, que toman un autobús por 22 kilómetros o viajan como mínimo 51 kilómetros en tren pueden reducir las emisiones, dijo el informe.
Los que caminan o toman el transporte público incrementarían sus emisiones trabajando desde la casa.
Vodafone Libertel, un proveedor de telefonía móvil, ha reconocido conclusiones similares.
Trabajar desde la casa aumenta el consumo de energía y calefacción, neutralizando los ahorros de energía de menores traslados y menos espacio de oficina, según su último Informe sobre Ganancias y Pérdidas Ambientales.
 


 

 


Ver comentarios