Enviar
Programa para paliar efectos de crisis económica fue el blanco de críticas
Trabajadores a disgusto con Plan Escudo
• La flexibilidad laboral, los altos índices de desempleo y el costo de la vida fueron las principales quejas de los manifestantes

Natasha Cambronero
Víctor Sanabria
[email protected]
[email protected]


La flexibilización laboral, la reducción de salarios y las excesivas jornadas laborales fueron las principales denuncias de los trabajadores en la marcha conmemorativa del 1° de mayo.
Al ritmo de la marimba, entre pancartas y cánticos, la clase obrera del país arremetió contra el Plan Escudo que el Gobierno pretende implementar para paliar la crisis económica que se está viviendo.
Durante el recorrido de la marcha, que se extendió desde el Parque de la Merced hasta la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras, los trabajadores solicitaron al Ejecutivo echar marcha atrás en las medidas que está llevando a cabo, pues solo favorecen a la clase alta y perjudican a los sectores más humildes.
Asimismo, mostraron su disconformidad con el costo de la vida, el desempleo y la inflación que golpea al país.
Junto al malestar de la clase trabajadora, la Iglesia católica también mostró su sinsabor con las medidas que se están llevando a cabo para minimizar el impacto de la desaceleración económica.
“No basta con pedir que se bajen los salarios altos… La solidaridad debe ir no solo en el tema de salarios, sino incluir las necesidades básicas y capacidad de renunciar a lo que yo tengo, por derecho de justicia, para que se convierta en un bien para los otros. Los que tienen más ingresos los tienen normalmente por ganancias de capital y no solo por los salarios. El sector financiero, la banca pública y privada debe repensar y asumir su responsabilidad social”, aseveró monseñor Hugo Barrantes, arzobispo de San José.
En este sentido el jerarca de la Iglesia católica envió su mensaje al mandatario Oscar Arias para que sus peticiones sean tomadas en cuenta.
“Pienso que con el Plan Escudo, las propuestas de la Unión de Cámaras, los movimientos sociales, sindicales y la Iglesia, junto con otras voces en nuestra sociedad que se vayan sumando podemos hacer el cambio, ya que hay que recordar que los gobiernos son pasajeros y el país es de todos. Es obligación de nosotros como gobierno diseñar un plan de trabajo”, afirmó Francisco Morales, ministro de Trabajo.
Este año la marcha del Día del Trabajador trascurrió con normalidad sin ningún incidente; sin embargo, el entusiasmo y la presencia de manifestantes fue menor a causa de la gripe porcina.



Ver comentarios