Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 19 Octubre, 2015

¿Cuándo podría aspirar a ello (Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación) Costa Rica, si aún no somos miembros de la Alianza del Pacífico?

Disyuntivas

TPP y Costa Rica

Después de diez años, concluyeron el pasado 5 de octubre las negociaciones del Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación (TPP por su sigla en inglés). Por su potencial para reactivar el comercio internacional hoy con poco crecimiento y por su efecto en especial en servicios, es un tema de interés para Costa Rica.
Está integrado por Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Conformaría el segundo bloque económico más grande. Sus economías representan un 40% del PIB y una tercera parte del comercio internacional.
El TPP reduce los aranceles aún altos en algunos productos, especialmente agropecuarios. Pero su mayor impacto se daría por el crecimiento del comercio de servicios, que es cada día más importante.
Los negociadores de Estados Unidos consideran que el TPP incrementaría el PIB de sus miembros en un 1% para 2025.
Además, el TPP incluye regulaciones para que sus integrantes tengan que acatar las reglas de la OIT en protección de los trabajadores, incluye normas de protección ambiental que son las más avanzadas en tratados comerciales, establece  reglas para favorecer la pequeña empresa y el desarrollo económico.
El Gobierno de EE.UU. ha promocionado el TPP como un mecanismo para que las normas del TPP más abiertas y transparentes y no las de China, sean las que prevalezcan en el comercio internacional.
El presidente Obama logró hace poco de su congreso una autorización que le permite someter a trámite legislativo  tratados comerciales para ser aprobados o rechazados, pero no modificados. Pero no le será fácil la aprobación.
Se oponen al tratado intereses sindicales que temen la competencia extranjera y la pérdida de empleos, pero también preocupaciones por dos aspectos relevantes: la protección de la propiedad intelectual especialmente en medicamentos, y la vigencia del  mecanismo para la resolución de conflictos entre inversionistas y el Estado (ISDS por sus siglas en inglés).
La negociación logró dejar de lado el deseo de EE.UU. de establecer una patente por 12 años para medicamentos antes de que los genéricos puedan competir, y se acordó un término de 5 a 8 años.
También se estableció que no se podrá invocar el ISDS —que rige en acuerdos desde hace 55 años— en relación con el tabaco y se debe tomar en cuenta, también que en 2014 la Asamblea General de NN.UU. adoptó la “Convención sobre Transparencia en los Arbitrajes Basados en Tratados entre Inversionistas y Estados” con reglas de apertura y transparencia que evitan algunas de las justificadas críticas a ese mecanismo.
Al TPP se oponen también sectores productivos protegidos (agropecuarios especialmente) de Japón, Canadá y otros países.
El TPP permitiría vigorizar el comercio mundial de lento crecimiento en los años recientes, y enfrentar la incapacidad del multilateralismo de avanzar desde el estancamiento de la Ronda de Doha.
El CAFTA quedará superado por estas normativas que nos deben mover a modernizar la nuestra. Colombia aspira a ser parte del TPP lo mismo que Corea. Se abre incluso la posibilidad para China. ¿Cuándo podría aspirar a ello Costa Rica si aún no somos miembros de la Alianza del Pacífico?

Miguel Ángel Rodríguez