Toro embistió a león ocioso
Enviar
Toro embistió a león ocioso
La lentitud por las laterales alajuelense resultó mortal

La interrogante es justificada: ¿cómo un equipo tan solvente la campaña trasanterior, y la previa, puede bajar el rendimiento y carecer de respuestas ante un rival que hace un buen partido?
San Carlos puso a los de visita a correr, Carlos Acosta y Félix Montoya apresaron a Walter Chévez, Armando Alonso aún no logra la idea de juego de punta pegado a la lateral y la respuesta ofensiva de Alpízar tiene mucho menos ímpetu que la aportada la campaña anterior por McDonald.
En tanto, los sancarleños Helliut Farrer y Víctor Portugués llegaron ligeros de pierna y taparon la subida tanto de Ariel Soto y Verny Ramírez.

La Liga tuvo la primera acción a tres minutos de juego. Un pase al punto de penal y quedó la impresión de falta sobre Alpízar al recibir la marca por detrás de Daniel Alvarado.
Una jugada después, Verny Scott recibió una falta fuera del área. Desde una distancia superior a los 30 metros, Daniel Jiménez remató y con complicidad de un leve desvío de la barrera engañó a Pemberton.
La sorpresa fue mayor al minuto 20’ cuando Jiménez conectó de cabeza un tiro de esquina y obligó a Pemberton a la estirada. Para la foto.
Una jugada después, Jiménez lanzó desde el centro de la cancha un pase a Scott, este hizo la diagonal hasta la banderilla del tiro de esquina. Hizo la bicicleta, dejó en el camino a Ariel Soto y centró a la cabeza de Joshua Díaz. Minuto 22’ y la pizarra 2-0.
Oscar Ramírez buscó posesión e hizo ingresar a Steven Calderón, pero el juego seguía siendo el mismo. Más bien, Scott lanzó de nuevo de media distancia y Pemberton destacaba como la figura rojinegra.
Farrier puso a correr de nuevo a Ariel Soto, se lo llevó por velocidad y centró para que —ante la pasividad de Verny Ramírez— Jiménez marcara su segundo gol, ahora de cabeza. Minuto 55’ y la ventaja podía ser mayor.
En idéntica jugada pero por el otro sector, Portugués dejó botado a Ramírez pero Joshua Díaz no pudo enderezar con la cabeza.
Ramírez quiso velocidad con Allen Guevara, y así empezaron a llegar las faltas de los sancarleños para repeler los ataques.
Alpízar cobró por encima de la barrera y el arquero Carvajal ni se estiró. Descuento y casi 20 minutos por jugar, pero los rojinegros carecieron de chispa.
San Carlos jugó sin avaricia; bicicletas, fintas y paredes. La Liga vio el tiempo correr, y concluye con derrota un mes de más bajos que altos.


Daniel Chacón
Para La República

Ver comentarios