Tor: La entrada a The Matrix
Se ha llegado a especular que la Internet Profunda sería hasta 500 veces más grande que la Internet comercial que conocemos tradicionalmente. Shutterstock/La República Código 173668979
Enviar

Tor: La entrada a The Matrix

¿Sabía que en Internet sucede igual que en las grandes ciudades del mundo, que existe un submundo donde se esconden delincuentes, desplazados y personas con intenciones oscuras?
Para abrir el portal a este mundo existe Tor Browser Bundle (The Onion Router), un navegador de Internet cuya interfase nos hace recordar los inicios de la Word Wide Web (www) a mediados de los años 90.
La existencia de este lado oscuro de la red es la imposibilidad de los motores de búsqueda de encontrar toda la información que se almacena en ella.
Sus profundidades están cargadas de hackers, virus informáticos o herramientas para violentar la seguridad informática, por lo que se recomienda conectarse a través de un servidor proxy y no descargar ningún archivo sospechoso.
De igual forma, se pueden encontrar programas o personas para cometer actividades ilícitas. En países como China el solo hecho de descargar Tor y adentrarse en la Internet Profunda es tipificado como un delito.
Tor no se ideó para cometer delitos, sino para proporcionar mayor seguridad a los usuarios, sin embargo el nivel de privacidad que ofrece al estar fuera de la vista de la mayoría de la gente, favorece este tipo de actividades.
Los orígenes de esta herramienta informática datan de 2002 y fue creada por los laboratorios de investigación de la Marina de los Estados Unidos, donde se buscaba una forma de comunicación segura.
Hoy es accedida por expertos en seguridad informática, periodistas e investigadores que se encuentran en busca de contactos o información.
Inclusive en el segundo episodio de la segunda temporada de la serie “House of Cards” de Netflix, se muestran los alcances de la Deep Web, cuando Lucas —que interpreta a un  editor de un periódico— revisa un artículo sobre este tema de uno de sus periodistas.
Este le consulta al respecto y le comenta acerca de la existencia de este lado oscuro de la red, sus alcances y usuarios, lo que utilizará para tratar de acceder a los registros telefónicos de Frank Underwood, quien acaba de asumir la vicepresidencia de Estados Unidos.
Este artículo no es una invitación a tomarse la píldora roja que Laurence Fishburne le ofrece a Keanu Reeves para adentrarse en The Matrix, sino una advertencia por si conoce a alguien que decide adentrarse en la “Internet Profunda” o “Deep Web”.

Johnny Castro
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios