Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


¡Todos ganamos!

Emilio Bruce [email protected] | Viernes 12 febrero, 2016


Un partido que defiende la empresa y la libertad deberá reorganizarse a fondo o bien fusionarse con algunos de los mayores, afines en pensamiento, para continuar su obra

Sinceramente
¡Todos ganamos!

En unas hermosas elecciones el día domingo se renovaron las autoridades de los 81 cantones de Costa Rica. Fue un gran acto cívico democrático en el que se fortaleció la institucionalidad.
En estos comicios todos los participantes ganaron y con ellos Costa Rica. El abstencionismo disminuyó. Un número crecido de costarricenses participó en cada una de sus comunidades y miles de personas que transportaron votantes, resguardaron los votos, llevaron almuerzos y colocaron banderas sirvieron al país y a la democracia.
Los partidos cantonales y algunos pequeños partidos nacionales lograron elegir unas cuantas y significativas alcaldías. El partido Republicano Social Cristiano en seis meses ha logrado lo impensable, o sea ponerse al nivel del Frente Amplio en alcaldías.
El Movimiento Libertario no logró reelegir ninguna alcaldía ni tampoco participó en los 81 cantones. Un partido que defiende la empresa y la libertad deberá reorganizarse a fondo o bien fusionarse con algunos de los mayores, afines en pensamiento, para continuar su obra.
El Frente Amplio —heredero del Partido Comunista de Costa Rica— logró elegir un alcalde en Barva y coaligado a otros en Montes de Oca y en Acosta. Eligió unos 30 miembros de los concejos. Mostró organización, buen financiamiento y su triunfo es evidente. No tenía ni una alcaldía y ahora tiene una. Tenía un miembro de concejo municipal y ahora elegirá unos 30. Para el Frente Amplio las cosas se muestran victoriosas.
El PAC salió victorioso también. Tenía seis alcaldías que no pudieron reelegirse todas, pero eligieron otras para quedar siempre con seis, a pesar del gran desgaste sufrido por ese partido en el gobierno. Los desaciertos del Gobierno Solís se los han cobrado al PAC en las comunidades, y con todo y ello pudieron conservar seis alcaldías y ser la tercera fuerza electoral.
A pesar de los linchamientos mediáticos el PUSC logró elegir 14 alcaldías en total. Sus estructuras renovadas, sus autoridades llenas de brío y sus fieles partidarios lograron lo que nadie pensaba ni medía, el PUSC renació como la segunda fuerza política de Costa Rica. Un premio bien merecido a su esfuerzo. El secretario general del PUSC, don Rodolfo Piza Rocafort, y su presidente, don Pedro Muñoz, se han colocado un clavel en el ojal. Queda la tarea de continuar la modernización y, por qué no, la fusión con el Movimiento Libertario. En política es menester este tipo de maniobras para generar la mayor masa crítica de electores.
El PLN renació. De la catástrofe de febrero de 2014 logró salir victorioso con 50 alcaldías y tal vez 51. Remozó sus estructuras internas. Su comité político hizo con diligencia lo que tenía que hacer y allí están los frutos. Dos errores del PLN hicieron que se rechazara a liberacionistas para ser candidatos y los rechazados fueran electos por partidos minoritarios en San José y Limón. A pesar de eso el gran ganador sin duda fue el PLN. Domina cerca del 60% de las alcaldías y afinó su base y estructura.
Todos ganamos. Sobre todo ganó Costa Rica, pero hay que bajar el abstencionismo aún más.

Emilio R. Bruce
Profesor
[email protected]

 


 


NOTAS ANTERIORES


Días variopintos

Jueves 13 diciembre, 2018

La tragicomedia nacional se carga con un poco de ironía pues fue la Administración Solís Rivera, ...