Enviar
Martes 27 Mayo, 2008

Todos somos Cornelius Brown


La reciente publicación de la novela “La Historia de Cornelius Brown”, premio Joven Creación de la Editorial Costa Rica (edición 2006), resulta un trabajo tremendamente interesante y meritorio, al menos desde las sensaciones que me provocó.
A caballo entre “La insoportable levedad del ser” de Kundera y los laberintos sin salida de Kafka, Carlos Alvarado Quesada nos expone una sensación que creo que todos sentimos regularmente: la dualidad.
Sí, a veces somos como seres con doble vida, una doble realidad que no es más que dos partes de la vida misma: lo que somos y lo que creemos que somos.
Esta doble faceta de nuestras vidas tiene mecanismos de juzgamiento severos. Nuestra insatisfacción por lo que somos es fuertemente acribillada por lo que creemos que somos y, al revés, nuestra valoración de nosotros mismos tiene fuertes choques con la realidad cotidiana de nuestras vidas.
En este ejercicio, lo más importante, creo yo, es tener a mano el instrumento de observación (¿objetiva?) de nosotros mismos. Desdoblarnos, como si fuéramos un espectador externo, y ser capaces de ver lo que somos y cómo nos valoramos, se convierte en una útil herramienta para reírnos de nosotros mismos y, a veces, hasta para cambiar aquello que no nos gusta.
Esto es lo interesante en la obra, esta incursión en lo universal del ser humano es fijada por el autor en una contemporaneidad: su generación y tiempo vital de juventud. Esta referencia temporal, que en la novela describe muy bien a los actuales veinteañeros, lleva al lector a reflexionar sobre su propia generación y su propio tiempo juvenil para descubrir allí también sensaciones universales.
En nuestro tiempo y en nuestro ser, todos tenemos la sensación de vacuidad, la pérdida de espacios, de amigos y de personas que quisimos mucho, las dudas sobre nosotros mismos y las personas que nos acompañan en la vida, amor y desamor, en fin, todos somos Cornelius Brown y todos asistimos al espectáculo de nuestra propia existencia.


Sergio Alfaro Salas
Diputado del PAC